28 noviembre, 2020

El asesinato del hombre que apareció degollado en Junín: la pareja acusada confesó su participación en el crimen

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). El crimen de Marcelo Torres, quien fue degollado en Junín tras ser engañado y emboscado por su ex pareja, se esclareció todavía más esta tarde después de que el hombre y la mujer que están detenidos por el caso confesaran y admitieran su participación en el hechoaunque se acusaron mutuamente por el asesinato.

Vilma Esther Verón (26) y Gustavo Damián Arrieta (34), imputados por homicidio, fueron indagados por el fiscal de la causa, Sergio Terrón. Ambos reconocieron haber estado con la víctima al momento del ataque con arma blanca a Torres. Sin embargo, en sus declaraciones relataron diferentes grados de responsabilidad, informaron fuentes judiciales a Télam. De igual modo, continuarán detenidos mientras se sigue buscando dilucidar la mecánica del crimen.

De lo que no quedan dudas es que hubo un plan para matar a la víctima. El asesinato fue consecuencia de una trampa de sexo y mentiras, posiblemente motivada a modo de venganza en el marco de una relación conflictiva que mantuvo con Verón, con denuncias cruzadas por violencia de género.

infobae-image

Torres, que tenía 34 años y trabajaba albañil, había sido condenado a una pena de seis meses de prisión acusado de violencia de género contra su ex 0603pareja (su relación sentimental con Verón terminó hace dos años), quien ayer fue detenida por el crimen al igual que su actual novio.

Verón y Arrieta fueron arrestados después del relevamiento de cámaras y de las pericias al teléfono de la víctima. De allí surgió la información de que Torres había coordinado un encuentro para tener sexo dentro del auto con su ex pareja. Horas antes del asesinato ambos intercambiaron mensajes coordinando la cita.

Las pruebas en contra de Verón y Arrieta son contundentes. Ambos se fueron de la escena del crimen en una moto que luego fue hallada en el allanamiento a la casa de la acusada. Allí también se encontraron también las llaves del auto de la víctima.

Por si todo esto no fuera suficiente, los peritajes a los celulares de los detenidos revelaron que la mujer había acordado encontrarse con Torres a las 12.40 y que a la 1.06 le envió un mensaje a Arrieta en el que le avisó que estaban llegado. Los dos habían borrados los mensajes y llamadas de WhatsApp tratando de librarse de pruebas.

Respecto del móvil del crimen, la hipótesis es que fue por razones sentimentales, ya que no se encontraron faltantes en el auto de Torres. La víctima y Verón habían transitado un noviazgo de varios años marcado por los conflictos y la violencia de género. Los legajos de ambos contaban con varias denuncias por violencia y hostigamiento. A pesar de todo eso, luego de la separación siguieron en contacto.