28 noviembre, 2020

Nueva vacuna contra la poliomielitis a punto de obtener la aprobación de emergencia de la OMS

Se espera que una vacuna contra un tipo de polio que se está propagando en el hemisferio sur reciba aprobación de emergencia antes de fin de año, así lo advierte una investigación publicada en la revista científica Nature. Si lo hace, será la primera vez que la Organización Mundial de la Salud haya dirigido una vacuna o medicamento sin licencia a través de su proceso de listado de emergencia.

La poliomielitis salvaje casi ha sido erradicada. Solo dos países, Afganistán y Pakistán, todavía notifican casos. Pero una versión del virus que surgió naturalmente del virus de la polio debilitado que se usa en la vacunación está aumentando.

Lo que se denomina poliovirus circulante derivado de la vacuna (cVDPV) está aumentando tanto en Afganistán como en Pakistán, así como en Filipinas, Malasia, Yemen y 19 países africanos, con Chad, la República Democrática del Congo y Costa de Marfil como los más afectados de África.

“Millones de personas potencialmente no tienen inmunidad al virus derivado de la vacuna, y por eso estamos muy preocupados”, dice Kathleen O’Reilly, epidemióloga de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres que modela las infecciones de polio.

La OMS se encuentra en las últimas etapas de considerar si aprobarla más rápidamente, bajo lo que se llama una lista de uso de emergencia, un procedimiento que se creó durante el brote de ébola de 2014-16 en África Occidental, y que la agencia también se está preparando para usar para vacunas contra el coronavirus (REUTERS)La OMS se encuentra en las últimas etapas de considerar si aprobarla más rápidamente, bajo lo que se llama una lista de uso de emergencia, un procedimiento que se creó durante el brote de ébola de 2014-16 en África Occidental, y que la agencia también se está preparando para usar para vacunas contra el coronavirus (REUTERS)

Los asesores científicos independientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han estado evaluando una vacuna diseñada específicamente para proteger contra el cVDPV. Esta vacuna, que se ha estado preparando durante una década, ha sido probada en cuanto a seguridad y eficacia, pero aún no está autorizada y debe someterse a más ensayos. La OMS se encuentra en las últimas etapas de considerar si aprobarla más rápidamente, bajo lo que se llama una lista de uso de emergencia, un procedimiento que se creó durante el brote de ébola de 2014-16 en África Occidental, y que la agencia también se está preparando para usar para vacunas contra el coronavirus.

La mayoría de los casos de cVDPV son causados por mutaciones en una cepa de poliovirus llamada tipo 2. En este momento, los brotes se están abordando con la vacuna anterior para la polio tipo 2, que corre el riesgo de sembrar más brotes. Si la nueva vacuna recibe la autorización para el uso de emergencia, eso podría ser un “cambio de juego”, dice Simona Zipursky, quien copreside el grupo de trabajo sobre la vacuna en la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Polio en Ginebra, Suiza. La iniciativa es una asociación entre la OMS y donantes internacionales. 

Si los reguladores médicos nacionales están de acuerdo, la nueva vacuna contra la polio podría distribuirse en países piloto seleccionados dentro de los dos meses posteriores a la aprobación de la OMS, advierte Zipursky.

La poliemielitis era una de las enfermedades más temidas. Atacaba a los chicos, producía muertes y parálisis, Hasta que en 1955, Jonas Salk logró una vacuna que consiguió combatirla. Luego, Albert Sabin creó la vacuna oral (Shutterstock)La poliemielitis era una de las enfermedades más temidas. Atacaba a los chicos, producía muertes y parálisis, Hasta que en 1955, Jonas Salk logró una vacuna que consiguió combatirla. Luego, Albert Sabin creó la vacuna oral (Shutterstock)

El investigador médico Albert Sabin desarrolló la vacuna convencional contra la polio en las décadas de 1950 y 1960, al hacer crecer el virus en primates no humanos y cultivos celulares, hasta que se adaptó a esos entornos y ya no fue bueno para infectar a los humanos. Este virus ‘atenuado’ se usa como vacuna, con el resultado de que, en la actualidad, solo unos pocos cientos están infectados y un número mucho menor paralizado cada año por una enfermedad que solía infectar a cientos de miles.

Pero lo que Sabin nunca supo, dice Raúl Andino, virólogo de la Universidad de California en San Francisco, fue que su atenuación del virus pendía de un hilo. Solo se necesitó una “mutación guardiana” en el ARN del virus para permitir otros cambios que le permitieran recuperar la virulencia. Y esto sucedió, posiblemente ya en 1988, cuando comenzó un brote de poliomielitis derivado de una vacuna en Egipto. En años posteriores surgieron más casos, a pesar de que la polio salvaje estaba en camino de ser eliminada en la mayoría de los países.

Una década de investigación

Al igual que la vieja vacuna contra la polio, la nueva vacuna se deriva del virus vivo e infeccioso, pero esta vez se ha ‘bloqueado triplemente’ utilizando ingeniería genética para evitar que se vuelva dañino. Andino comenzó a trabajar en este rediseño en 2011, con colegas como Andrew Macadam en el Instituto Nacional de Estándares y Control Biológicos del Reino Unido y otros en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EEUU.

Macadam se centró en partes del ARN en la vacuna de Sabin donde las bases individuales mutaban para restablecer la virulencia del virus. Intercambió algunas de estas bases por otras en puntos estratégicos, elegidos por lo que sería difícil para el virus deshacer la alteración. “Funciona asombrosamente”, subraya Andino. “Ya no vimos mutación en esto, ni en cultivo celular, ni en modelos animales y ahora, no en humanos”.

El equipo hizo dos alteraciones más en el virus: una para impedir que se recombinara con otros virus intestinales; el otro para ralentizar su evolución. El resultado es una vacuna viral con una probabilidad mucho menor de causar polio.

En 2015, la Fundación Bill y Melinda Gates en Seattle, Washington, acordó financiar un programa de USD 150 millones de ensayos clínicos simultáneos y fabricación de la nueva vacuna; la organización de salud mundial sin fines de lucro PATH, también con sede en Seattle, está coordinando el proyecto. Mientras el programa está en marcha, la OMS está compartiendo los datos de sus ensayos con el Foro Regulador de Vacunas Africanas, una red de autoridades reguladoras nacionales.

“La vacuna nunca se impone a un país y tiene que pasar por su propio proceso para aprobarla”, dice Zipursky. Pero agrega que los reguladores están impacientes por hacerse con la vacuna para que finalmente puedan librar a sus países de la poliomielitis y centrarse en otras prioridades.

Preparación para hallazgos inesperados

Todavía existe un pequeño riesgo de que esta vacuna también pueda revertirse y comenzar a causar enfermedades, dice Paul Fine, especialista en enfermedades transmisibles de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Shutterstock)Todavía existe un pequeño riesgo de que esta vacuna también pueda revertirse y comenzar a causar enfermedades, dice Paul Fine, especialista en enfermedades transmisibles de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Shutterstock)

Todavía existe un pequeño riesgo de que esta vacuna también pueda revertirse y comenzar a causar enfermedades, dice Paul Fine, especialista en enfermedades transmisibles de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. “Creo que al final del día se reducirá a: qué tan estable es esto”, dice.

Un evento adverso raro se detectaría solo en ensayos más grandes, advierte Abdhalah Ziraba, epidemiólogo del Centro de Investigación de Salud y Población Africana en Nairobi. El espcialista tiene sus dudas sobre el despliegue de emergencia; dice que “tiene sentido donde no se tiene ninguna herramienta en el arsenal, como con el ébola o con COVID-19. Pero la polio y el COVID-19 están a años luz de distancia en términos de lo que constituye una emergencia”.

Zipursky explica que la autorización para el uso de emergencia requiere un monitoreo intenso en los primeros tres meses después de que se implementa la vacuna, para que las naciones puedan “responder a cualquier hallazgo inesperado”. Es esencial, dice, “para que no estemos socavando no solo el programa de polio, sino la inmunización en general”.

Sin embargo, para Nicholas Grassly, epidemiólogo de enfermedades infecciosas del Imperial College de Londres, la implementación no puede esperar. Grassly sostiene que el mundo está respondiendo a los brotes de cVDPV utilizando cientos de millones de dosis de la antigua vacuna antipoliomielítica tipo 2, que a su vez están sembrando más brotes. La nueva vacuna, agrega, “es la única herramienta que tenemos para detener este ciclo”. El experto sostiene que la ausencia de datos de más ensayos se compensa con los datos históricos de la vacuna anterior, que es similar en muchos aspectos y muestra efectos adversos mínimos.

Faisal Shuaib, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Desarrollo de la Atención Primaria de Salud en Abuya, que es responsable de erradicar la poliomielitis en Nigeria, da la bienvenida a la nueva vacuna “siempre que satisfaga los perfiles de seguridad establecidos por las organizaciones reguladoras mundiales y nacionales”. Pero “no es una solución milagrosa”, añade. “Es muy importante, pero en última instancia, la solución es asegurarnos de poner todos los recursos necesarios para mejorar la inmunización de rutina”.