27 enero, 2021

En tres minutos, roban alhajas y un “palo” de una joyería de San Justo

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Dos ladrones armados asaltaron en tres minutos una joyería del centro de la localidad bonaerense de San Justo, en el partido de La Matanza, donde amenazaron a tres empleadas y una clienta y se llevaron joyas y al menos un millón de pesos, informaron este martes fuentes policiales y el propietario del comercio.

El hecho ocurrió el lunes por la tarde en la joyería y relojería “Rody”, ubicada en la calle Arieta 3288, en pleno centro, y a tres cuadras y media de la comisaría de San Justo.

El robo quedó grabado por completo por al menos dos cámaras de seguridad del local, donde se observa que los dos ladrones, que cubrían parte de sus rostros con barbijo, actuaron en sólo tres minutos, entre las 14.23 y las 14.26.

El ladrón hizo ingresar a un cómplice y ambos amenazaron a las dos empleadas y a una clienta para que vayan al fondo del local, donde había una tercera trabajadora que también fue reducida y se convirtió en la cuarta rehén.

“Esto es un robo, tranquilas”, “quietita, no toques nada”, “dale, mami” y “ ¿seguridad tenés?”, son algunas de las frases que se escuchan decir a los ladrones en uno de los videos difundidos a la prensa y en redes sociales, que también tiene audio ambiente.

Mientras uno de los ladrones recolectó joyas de la vidriera y las vitrinas, el otro fue a la oficina del fondo con las cuatro mujeres, a quienes obligó a tirarse al piso y a entregarle el dinero que había en una caja de seguridad.

“Vamos a buscar la plata grande”, se escucha decir a uno de los asaltantes.

Pablo, el dueño de la joyería, aseguró esta mañana al canal Telefé que estaba preocupado por el estado de salud de sus empleadas y de la clienta: “Una mujer grande se descompuso. Todo el tiempo amenazaban que las iban a matar”, indicó.

El comerciante explicó que los delincuentes llegaron a bordo de una moto que dejaron estacionada a 10 metros del local y que utilizaron también para luego escapar con el botín.

Respecto a la seguridad en la zona, Pablo comentó que no cree que haya mala voluntad de la comisaría 1ra. de San Justo pero que el problema es que “no hay personal, no dan abasto, porque están abocados a cubrir marchas y eventos”.

“Esto es al voleo, sabiendo ellos (por los ladrones) la situación de la policía, saben que tienen tiempo. Se movían tranquilos, sabían lo que hacían”, dijo el comerciante.