16 enero, 2021

Embargaron por $50 millones al joven acusado de contagiar de coronavirus a su abuelo que murió

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La Cámara Federal de San Martín confirmó el procesamiento y embargo por 50 millones de pesos para Eric Torales, el joven que, en marzo pasado –cuando aún no había transmisión comunitaria de COVID-19 en Argentina y sólo se registraban un puñado de casos importados–, fue a la fiesta de 15 de su prima en la localidad bonaerense de Moreno tras regresar de un viaje a Estados Unidos y contagió coronavirus a varios invitados, entre ellos a su abuelo, que finalmente falleció.

Torales, tras una acusación del fiscal Santiago Marquevich y el juez Néstor Barral, quedó así en camino a ser enviado a juicio oral acusado del delito de “propagación de enfermedad peligrosa y contagiosa de modo culposo, agravado por el resultado de enfermedad y muerte”, según el fallo del Tribunal de Apelaciones que lleva la firma de los jueces Juan Pablo Salas, Marcelo Fernández y Marcos Morán y al que tuvo acceso Infobae.

El joven, un empleado bancario de 24 años, regresó el 13 de marzo pasado de un viaje de poco más de 15 días a Miami. Antes de bajarse del avión completó la declaración jurada que debían llenar todas las personas que provinieran de un país en situación de riesgo de acuerdo a la disposición del DNU 260/2020, vigente desde el día anterior, que en su artículo 7 establecía que las personas en esa situación debían permanecer obligatoriamente aisladas por 14 días.

La imagen de Eric Torales en sus redes sociales luego de regresar de un viaje de aproximadamente 15 días en MiamiLa imagen de Eric Torales en sus redes sociales luego de regresar de un viaje de aproximadamente 15 días en Miami

A principios de mayo, el juez Barral lo procesó con la calificación penal que se sostiene hasta el día de hoy en lugar de homicidio culposo, como había sido acusado en un principio, y dispuso que quedara en libertad. A través de este nuevo fallo, la Justicia confirmó ahora su procesamiento.

“Ha de tenerse en cuenta que en el momento en que ocurrió el hecho imputado, las medidas y esfuerzos gubernamentales estaban centrados en mitigar la propagación e impacto sanitario del virus -que ya estaba disperso en otras regiones de varios continentes-, de allí las disposiciones restrictivas en relación con quienes ingresaban al país”, recordaron los jueces.

El riesgo, consideraron, “era conocido por el imputado, no sólo por la difusión pública de la situación a nivel mundial, sino porque también implicaba un protocolo distinto al momento de su arribo al país”, que incluyó completar una declaración jurada en el aeropuerto de Ezeiza. Así, los jueces Salas, Fernández y Morán confirmaron el procesamiento y el embargo, fijado para cumplir con eventuales demandas civiles que puedan presentar asistentes al evento