20 enero, 2021

Ugur Sahin, uno de los científicos detrás de la vacuna de Pfizer, pronosticó cuándo se podrá “volver a la vida normal”

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político)  Ugur Sahin, fundador de BioNTech -la empresa alemana asociada con Pfizer para el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus- es un reconocido investigador de origen turco y uno de los responsables de la dosis que despertó esperanza en el mundo. En su primer contacto con la prensa, fue cauto respecto al porvenir y adelantó tiempos difíciles incluso cuando se llegue a aplicar la candidata de Pfizer durante el mes de diciembre.

El científico, que desarrolló en la sede de MainzAlemania la vacuna que asegura una eficacia del 90 por ciento, le dijo a Sky News que las personas en el Reino Unido podrían vacunarse contra el coronavirus a partir del próximo mes. El gobierno de Boris Johnson ya está diseñando un operativo para poder cubrir las expectativas de vacunación: hasta los estadios serán utilizados como centros de inyección.

En un primer contacto con la prensa británica, el profesor Sahin puso un único reparo en las fechas: precisó que la inoculación dependería de si el regulador del Reino Unido aprueba la droga a tiempo. Según las especulaciones en torno a la publicación de los resultados de Fase 3, el laboratorio estaría pidiendo la autorización de urgencia la próxima semana.

Sin embargo dijo que con la ayuda de la vacuna, “podríamos volver a la vida normal a mediados del próximo año”.

Anuncios apresurados

Un voluntario de la vacuna BNT162b2 contra el coroavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech, en el Centro para el Desarrollo de Vacunas y Salud Global de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland en Baltimore (Reuters)Un voluntario de la vacuna BNT162b2 contra el coroavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech, en el Centro para el Desarrollo de Vacunas y Salud Global de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland en Baltimore (Reuters)

Las presunciones, incluso denuncias de algunos ex directivos de laboratorios medicinales, subrayan que hay un estratagema de marketing para obtener pedidos anticipados, con dinero por adelantado, sabiendo que la inoculación masiva con una vacuna que necesita almacenamiento a -80 grados es prematuramente inviable.