20 enero, 2021

Cuánto dinero en impuestos recibirá la AFIP por la sucesión y la herencia de Diego Maradona

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). El día de la partida física del mejor jugador de fútbol del mundo, Diego Maradona, no significó su desaparición como contribuyente del Estado argentino.

Como ocurre con cualquier otra persona que es residente fiscal en la Argentina, las obligaciones tributarias siguen vigentes más allá de su fallecimiento. En este caso: Ganancias, Bienes Personales y ahora el impuesto a las Grandes Fortunas. También, el IVA si hay una actividad comercial gravada y algunos impuestos provinciales.

Esto sucede hasta que no se resuelva la sucesión del ídolo futbolístico, cuya fortuna tributa tanto por los bienes en el país como en el exterior (por el concepto de renta mundial), luego de su exitosa vida deportiva.

La primera cuestión a resolver es si Maradona era residente fiscal en la Argentina; para los tributaristas, la respuesta es categórica: habiendo permanecido en el país el último año (en particular desde el inicio de la pandemia hasta su muerte), es sujeto de pago de impuestos en el país, más allá de su situación fiscal previa.

La AFIP recibirá los pagos por los impuestos de la sucesión de MaradonaLa AFIP recibirá los pagos por los impuestos de la sucesión de Maradona

“A partir de la fecha de aprobación de la cuenta particionaria, cada uno de los derechohabientes incluirá en sus respectivas declaraciones juradas las ganancias de los bienes que se le han adjudicado”, indica la AFIP. Esto es, cada heredero reconocido por la Justicia como tal deberá pagar impuestos por los bienes que se le reconozcan en la sucesión o por el testamento respectivo.

En este caso, seguramente abonará el 35% por el impuesto a las Ganancias y el 1,25% de Bienes Personales en el país y 2,25%. A esto se suma el impuesto a las grandes fortunas que sancionará la semana próxima el Senado, que contempla alícuotas del 2 al 3,5 por ciento.

Pero a los impuestos nacionales, según aclaró Poch, se suma el impuesto a la transferencia de bienes de la provincia de Buenos Aires, una suerte de recreación del “impuesto a la herencia” vigente hasta mediados de los 70 a nivel nacional. Este impuesto lo pagarán los residentes fiscales de la provincia mencionada, tanto por los bienes radicados en este territorio como en cualquier otro lugar. Es decir, tanto en el país como en el exterior. Si los herederos no son residentes de la provincia de Buenos Aires, deberán pagar solamente por los bienes radicados en este territorio.

César Litvin explicó que la sucesión pagará Ganancias, Bienes Personales, el nuevo impuesto a la riqueza, Ingresos Brutos, IVA si corresponde y el impuesto a la herencia si hay residentes o bienes con residencia en la provincia de Buenos Aires.César Litvin explicó que la sucesión pagará Ganancias, Bienes Personales, el nuevo impuesto a la riqueza, Ingresos Brutos, IVA si corresponde y el impuesto a la herencia si hay residentes o bienes con residencia en la provincia de Buenos Aires.

César Litvin explicó que “si no hay acuerdo entre los involucrados en la sucesión, es el juez el que designa al administrador, que es quien paga los impuestos desde el fallecimiento hasta la declaratoria de los herederos. Luego se forma un condominio indiviso de todos los bienes, proporcional”. Si la sucesión tarda muchos años, como se puede prever en este caso, “los impuestos los sigue pagando la sucesión”. Litvin aclaró que también se pagará ingresos brutos en aquellas jurisdicciones donde haya actividad comercial comprendida en la sucesión, con una alícuota que ronda entre el 4 y el 5 por ciento.

“Esta ficción que reemplaza al contribuyente para el pago de impuestos tiene el mismo número de CUIT que aquel, sólo que se agrega la leyenda ‘sucesión’”, indicó.

En este contexto, “la presentación de los impuestos y el pago de los impuestos emergentes de las declaraciones juradas se hace con los fondos del propio causante, a través del responsable de esa sucesión”, indicó.

“No hay un plazo máximo de tiempo; dura lo que dure el juicio de herencia. Luego los herederos pagan los impuestos por la parte que les corresponda”, afirmó.

Por su parte, Jorge Gebhardt confirmó que “la sucesión está a cargo del pago de todos los impuestos y las obligaciones tributarias de la persona que fallece”.

En tanto, Fernando Schettini opinó que “en general, cuando se produce el fallecimiento de una persona física, aparece una figura intermedia hasta que se determinan los herederos; esa es la sucesión indivisa, que continúa pagando sus impuestos como IVA, Ganancias y hasta el nuevo aporte solidario”.