21 enero, 2021

La Prefectura allanó la casa del youtuber Yao Cabrera y lo trasladó a una comisaría por la organización de fiestas clandestinas durante la pandemia

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La Prefectura Nacional desbarató esta madrugada una fiesta clandestina dentro de la casa del youtuber uruguayo Yao Cabrera, quien cuenta con más de 6 millones de suscriptores en la red social de videos y se convirtió en una celebrity a raíz de pequeños escándalos. Cabrera y otros 32 jóvenes, entre lo que se encontraban menores de edad, fueron trasladados a una dependencia policial acusados de violar el aislamiento preventivo por la pandemia de coronavirus y esta noche serían puestos en libertad, informaron fuentes del caso a Infobae.

El operativo se realizó en su domicilio dentro del country San Marcos, ubicado en la localidad de Escobar, y se concretó tras la orden del Juzgado Federal de Campana, a cargo de Adrián González Charvay.

Según señalaron fuentes del caso, los efectivos secuestraron: 24 celulares, 5 notebooks, más de 13.000 dólares, cheques y 65 gramos de cogollos de marihuana. El allanamiento estuvo a cargo de la división especial de la fuerza federal llamada “Grupo Albatros”.

Sin embargo no es la primera vez que el youtuber protagoniza un escándalo. En octubre pasado, Cabrera organizó una fiesta con más de 100 personas en la casa del barrio cerrado también en medio de la cuarentena. Después del evento, y ante la denuncia de los vecinos, la Municipalidad, a cargo de Ariel Sujarchuk, le labró una contravención y clausuró la mansión en la que se había realizado la fiesta.

La reacción del youtuber fue inmediata. Decidió agitar en las redes sociales una especie de escrache virtual al intendente del Frente de Todos. Algo similar había hecho con los vecinos que lo denunciaron durante los últimos meses en los que las fiestas y los comportamientos inadecuados del joven de 23 años se repitieron.

En el caso de los vecinos, subió a sus redes sociales sus números de teléfono para que sus seguidores los molestaran.

“Pretende solidaridad de su público, alterando la realidad sin medir las consecuencias de una conducta violenta, injuriante, abusiva y falaz. La juventud de sus seguidores no otorga impunidad: el acoso es un delito en el que los adultos tenemos responsabilidad”, explicó.

El grupo de jóvenes siendo trasladado a la dependencia policial. El grupo de jóvenes siendo trasladado a la dependencia policial.

Otro de los escándalos que protagonizó Cabrera también ocurrió hace pocos días. En un móvil televisivo en la puerta de su domicilio que era transmitido en vivo por el canal de noticias Crónica TV, Cabrera estaba siendo denunciado por una mujer que lo acusaba por ocuparle la casa. La mujer decía que “desde hace meses no pagaba el alquiler ni las expensas”.

Esta noche Cabrera sería puesto en libertad, según informaron. Mientras, la causa continúa en manos del juez Charvay, quien tendrá que resolver su situación procesal. El joven podría ser procesado por incumplir el artículo 205 del Código Penal, que penaliza a quienes violan las medidas preventivas para “impedir la introducción o propagación de una epidemia”.