27 enero, 2021

Jubilaciones: por qué el 70% de los adultos mayores en la Argentina es pobre

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político).  Hoy el 70% de los adultos mayores en la Argentina es pobre. Es decir, que no llegan con su haber a alcanzar el valor de la canasta básica que reúne a los bienes y servicios más indispensables para el desarrollo de la vida, actualmente en $49.614, según la Defensoría de la Tercera Edad.

Mientras, sin contar la suba de 5% correspondiente a diciembre, la jubilación mínima asciende a solo $18.129.

Pero la pobreza de las jubilaciones y pensiones en Argentina tiene una larga historia. Solo por tomar la última década aparece esa diferencia abismal entre los ingresos de los adultos mayores y la canasta básica que marca la línea de pobreza.

En 2010, con la jubilación mínima se cubría solamente un 44% de la canasta básica. En ese momento, el haber era de $895 y los bienes y servicios para el segmento de los jubilados costaba $2053.

Para el 2015 el haber mínimo llegaba a $3822, con lo que se llegaba a comprar un 50% de la canasta, que valía $7608.

En octubre de 2019 con los $12.937 que se percibía con la jubilación más baja se podía acceder a un 34% de ese grupo de productos básicos, que en total alcanzaba los $37.815.

En este sentido, hace por lo menos 10 años que gran parte de los jubilados argentinos se encuentra bajo la línea de la pobreza.

Al considerar la evolución de las jubilaciones y de la canasta en los últimos diez años, puede decirse que el momento en el que “mejor” les fue a los adultos mayores se dio en 2015, pero fue también fue el año en el sufrieron en corto tiempo el doble impacto de la inflación y la devaluación.

La jubilación mínima en dólares, hablando en términos de la divisa paralela, dado que la devaluación oficial (el tipo de cambio saltó de $9 a $15) se concretó con la asunción de Mauricio Macri en diciembre, pasó de $437 en marzo a $270 dólares en septiembre.

El aumento de diciembre

El Gobierno preveía que el incremento jubilatorio de 5% que recibirán este mes los jubilados y pensionados fuera “descontado” a la hora de calcular el próximo incremento en los haberes, en marzo. Para eso iba a tomar el monto extra que pagará a cuenta del primer ajuste que prevé efectuar con la nueva fórmula de movilidad jubilatoria.

Así lo indicaba el proyecto de ley que envió el oficialismo al Congreso para modificar el esquema de actualización de las jubilaciones. Con la iniciativa, los ingresos de los trabajadores retirados pasará a aumentar de manera semestral con una fórmula que combinará la evolución de los salarios formales y de la recaudación de recursos tributarios que se destinan a la Administración de la Seguridad Social (ANSeS).

Pero este miércoles el oficialismo en el Senado acordó modificar el proyecto para que las subas de las jubilaciones se produzca de manera trimestral. De esta manera, la mejora de diciembre no será descontada a la hora de calcular el próximo incremento en los haberes de marzo, porque no habrá empalme entre cuatro incrementos anuales y los dos que buscaba la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

Con el alza del último mes de 2020, el haber mínimo pasará este mes a ser de $19.035. Entonces, el aumento acumulado a lo largo del año será de 35,3% por lo que le ganaría al ritmo de inflación de ese período, pero quedaría por debajo de lo que hubiera sido de mantenerse el esquema de movilidad vigente durante 2018 y 2019.