24 enero, 2021

Hallaron el cadáver de un hombre que estaba desaparecido hace cinco días enterrado en la casa de su jefe

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). El cuerpo de un hombre de 53 años, que se encontraba desaparecido desde el miércoles pasado, fue encontrado este lunes asesinado dentro de un pozo tapado con cemento en la casa de su jefe en la localidad bonaerense de Ituzaingó. Por el crimen, investigan si lo mataron cuando quiso cobrar su sueldo. En las últimas horas, el empleador quedó detenido y, según aseguraron fuentes judiciales a Infobae, el hombre habría declarado y confesado ser el autor material del homicidio.

El hallazgo del cadáver del pizzero Jorge Daniel Zagari se produjo esta tarde en el patio de un domicilio ubicado en la calle Pérez Quintana al 3300, donde vivía el principal sospechoso, Luis Mieres, de 69 años, su jefe. En ese lugar también funcionaba la pizzería y rotisería, donde trabajaba Zagari.

Según fuentes judiciales en diálogo con Infobae, todo comenzó el miércoles pasado cuando Zagari se dirigió a bordo de un Peugeot 405 al comercio a cobrar su sueldo y el aguinaldo. Luego, el hombre desapareció.

Los investigadores se dirigieron al lugar y encontraron los restos del vehículo. Una vez que confirmaron que efectivamente aquel era el automóvil de Zagari, los policías analizaron las cámaras de seguridad de la zona. Ahí identificaron a una Ford Ecosport, propiedad de Mieras, que circuló ese día por la zona.

Inmediatamente, tras la orden de la fiscal de la causa María Laura Cristini, titular de la UFI N° 2 de Ituzaingó, los detectives se entrevistaron con Mieres. El hombre contestó con evasivas y luego reconoció que había participado del descarte del auto junto a otra persona, pero que él no sabía dónde estaba Zagari.

De este modo, la fiscal Cristini ordenó la aprehensión Mieres y una custodia en la vivienda hasta que hoy se realizó el allanamiento en el lugar. Los policías ingresaron al domicilio esta tarde y comenzaron a buscar distintas pruebas hasta que encontraron el cadáver de Zagari adentro de pozo tapado con cemento junto a una parrilla y un depósito.

Tras el hallazgo, Mieres quedó detenido y acusado por el crimen. Su esposa y su hijastro, por su parte, fueron identificados, ya que se encontraban en la casa al momento del descubrimiento del cadáver. Por estas horas, los médicos forenses realizaban tareas para retirar el cuerpo del pozo. Los restos serán trasladados a una morgue y ahí le realizarán la autopsia para determinar los cauceles de la muerte. Luego de su arresto, Mieres fue indagado en sede judicial frente a la fiscal Cristini y habría confesado el crimen de su empleado Zagari, según confirmaron fuentes judiciales a este medio.

“Un tipo macanudísimo. Todo el mundo lo quería”, describió otro amigo, quien solía ir a pescar con Zagari. Por estas horas, la fiscal Cristini aguarda para tomarle declaración indagatoria a Mieres por el crimen.