27 enero, 2021

Coronavirus: un grupo de científicos proyectó el impacto que podrían tener las fiestas masivas durante el verano

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Durante la jornada del martes, en una conferencia de prensa conjunta, los ministros de Salud de la Nación, Provincia y Ciudad expusieron una misma preocupación: la estabilización de los casos de coronavirus tras varias semanas de descenso. Es que en el marco de este estancamiento -principalmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)- y con las Fiestas y el verano en el horizonte cercano, el temor a un posible rebrote marca la agenda por estos días.

Un grupo de científicos entrerrianos estudió y proyectó desde el 12 de junio cómo se desarrollaría el virus en la capital provincial. El trabajo brindó resultados específicos que toman como parámetro la ocupación de camas en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI). “En Argentina se hacen pocos testeos, por eso es difícil creer la cantidad real de contagios y contrastarlo. Al modelo lo adaptamos incluyendo únicamente estos parámetros”, explicó Carlos Pais, magister en ingeniería biomédica, a Infobae.

El estudio fue llevado a cabo por ocho investigadores y plantea la imposibilidad de extraporlarlo a otros distritos. El inconveniente no es únicamente la cantidad de habitantes. Otros factores sociales (costumbres y culturas) y el fenómeno de la climatología entregan contextos dispares. Sin embargo, los tres escenarios a los que arribó Pais junto al resto del equipo refleja el sentir que expresó ayer por la mañana Ginés González García: el riesgo de que se estabilice el descenso de contagios y se transforme en un significativo aumento tras el verano.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires permitirá fiestas de hasta 200 personas en espacios de entretenimiento

“En todos los casos se simuló la ocurrencia de eventos de congregación de gente (tres personas por metro cuadrado en promedio) el 24 y 31 de diciembre. Se asumió que se realizarán 50 de estos eventos en lugares al aire libre, que tendrán 6 horas de duración y asistirán 200 personas en promedio a cada uno. A estas congregaciones de personas se asume que asistirán un 65% de individuos de entre 15 y 24 años de edad y un 35% entre 25 y 40 años de edad. Por otro lado, se aumentó la posibilidad de admitir mayor cantidad de personas en todas las viviendas y lugares de trabajo. Por último, basados en datos de movilidad de Google, se simuló el aumento de la movilidad de las personas en diciembre. Este aumento de movilidad impacta principalmente en el aumento de las actividades de ocio y otros (compras, asistencia a bancos, etcétera), según franja etaria”, explicó el estudio.

El primer escenario simuló 50 eventos -tanto el 24 como 31 de diciembre- y un aumento significativo en cuanto a la densidad de personas en los comercios y lugares de trabajo. También se acrecienta la asistencia de individuos a las plazas y parques. “Frente a este escenario se puede observar que se espera un pequeño rebrote hacia el 10 de enero”, indicaron.

infobae-image infobae-image

El tercer y último escenario, en los eventos de 24 y 31 de diciembre se acrecentó la capacidad de las parcelas. A diferencia del primero, no hay disminución del distanciamiento en los lugares de trabajo y esta alternativa puede ser entendida como un escenario optimista. Aquí se espera una estabilización sostenida en la ocupación de camas UTI.

infobae-image

Ayer se confirmó que el gobierno de la provincia de Buenos Aires autorizará que se realicen eventos al aire libre de hasta 200 personas. “Vamos a estar presentando un protocolo para espacios de entretenimiento nocturno para jóvenes con una cantidad máxima de 200 participantes y un aforo del 30% de la capacidad habilitada”, precisó el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, en conferencia de prensa.

Bianco afirmó que esta nueva flexibilización es “una salida racional y cuidada a esta problemática, tomada con mucha precaución”. Y aclaró que la normativa también regirá para los salones de fiestas. Por su parte, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, se exhibió intranquilo: “Hace cinco o seis días estamos viendo que tenemos un aumento de la cantidad de casos. La foto es que se estanca la velocidad con la que venían cayendo los casos, y lo mismo sucede con las camas de terapia intensiva, la velocidad con la que venía cayendo la ocupación de camas en el AMBA también nos preocupa”.

Y continuó: “Nosotros tenemos en cuenta las realidades sociales. Pudimos predecir lo que va a pasar hasta el 20 de enero por las fiestas que se van a hacer en Paraná, grupos etarios, cómo va a cambiar o cómo está cambiando el comportamiento de las compras. Estamos esperando que el aforo en los comercios caiga. Hay un cierto relajamiento. Es muy incipiente saber cuál se va a cumplir o si se está cumpliendo alguno. Recién después de Navidad podremos saber si se dan estos escenarios. Fuimos el único modelo que dijo que iba a caer la ocupación de camas. Nos tomaron por locos y terminó siendo así. Ahora se ha amesetado que es lo más interesante para el sistema de salud.

Los ocho investigadores que elaboraron los tres escenarios para el 20 de eneroLos ocho investigadores que elaboraron los tres escenarios para el 20 de enero

Y completó: “No hay un (escenario) drástico, ninguno va a saturar el sistema. Únicamente refleja las costumbres que las personas tenemos cuando las temperaturas son de intermedias a altas. Eso desfavorece al virus. No podemos hablar de que lo mata, pero lo rompe el ultravioleta. Toda actividad que se realice en el exterior mata al virus y por eso se disminuye el contagio. Es estacional, parecido a lo que pasa con la gripe. Lo que pasa es que la gripe se ve modulada con la temperatura y casi desaparece con el verano, esto no es factible con el COVID-19. Tiene una contagiosidad muy alta, mayor a la de la gripe, ingresa más fácil en el organismo humano”.