18 enero, 2021

Impuesto a las Ganancias: por qué durante 2021 afectará más a la clase media

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). En 2021, subirá un 35,6% el piso a partir del cual los trabajadores en relación de dependencia comienzan a pagar el impuesto a las Ganancias. De esta forma, un empleado soltero que gane más de $74.812 netos al mes o un empleado casado con dos hijos que gane más de $98.965 netos comenzará a tributar, según los cálculos del Consejo de Ciencias Económicas.

Como sucedió en años anteriores, para los empleados que ya vienen pagando el impuesto, la actualización representará un alivio a partir de enero, pero que se puede diluir rápidamente, ya que la presión impositiva se va incrementando de acuerdo a los aumentos salariales que reciban.

  • El piso que se establece en enero no se modifica durante el resto del año. La actualización es anual y según la evolución de los salarios y no de la inflación

El piso que se establece en enero no se modifica durante el resto del año. La actualización es anual y según la evolución de los salarios (la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) y no de la inflación.

En 2020, unos 2,2 millones de trabajadores en relación de dependencia pagaron el impuesto En 2020, unos 2,2 millones de trabajadores en relación de dependencia pagaron el impuesto

“Si esa persona gana $70.000 durante todo el año 2021, lo que tiene es una desvalorización real de su sueldo medido por la inflación de 2021. Recién en enero, la ley de ganancias le reconoce la desvalorización de la inflación. Por eso, no puede ser anual, tiene que anticiparse cuando vivimos en estos niveles de inflación. Y cuando recupera un poco su poder adquisitivo con paritarias o acuerdos en marzo y abril, ya vuelve a quedar desfasado y tiene que esperar a enero 2022 para corregir”, explicó Fernández Sabella.

¿Cuántas personas pagan este impuesto en la Argentina? Según los últimos datos oficiales, en julio de 2020, unos 2.259.869 trabajadores en relación de dependencia, jubilados y pensionados que pagaron el impuesto a las ganancias. En julio de 2015, la cifra había sido de 1.194.149. Esto significa que en cinco años, la cantidad de personas abarcadas por el impuesto creció cerca de 90%, casi el doble.

  • En julio de 2020, unos 2.259.869 trabajadores en relación de dependencia, jubilados y pensionados que pagaron el impuesto a las ganancias. En julio de 2015, la cifra había sido de 1.194.149

“Originalmente, la gravabilidad de la renta del trabajo personal solo alcanzaba a ingresos altos. Pero este presupuesto se ha desvirtuado con la desactualización que sufrió la escala durante muchos años. El piso a partir de cual se aplica el gravamen debe medirse con un parámetro objetivo y representativo del hecho imponible que se pretende alcanzar”, señaló Gabriela Russo, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

La brecha entre la canasta básica y el piso de Ganancias es muy estrechaLa brecha entre la canasta básica y el piso de Ganancias es muy estrecha

Con la actualización prevista para el 2021, se comenzará a tributar a partir de los siguientes ingresos:

– Casado sin hijos: salario bruto de $104.623 y neto de $86.837

– Casado con dos hijos: salario bruto de $119.236 y neto de $98.965

“Antes el mínimo no imponible no se actualizaba de forma automática. Eso cambió en 2017 pero se elegió el Ripte, que no tiene relación con el impuesto a las ganancias. Es la remuneración de los trabajadores estables que puede ser más o menos que la inflación. Las tablas y los mínimos se deberían ajustar de acuerdo a la inflación. Si los ingresos acompañan a la inflación, el empleado no tiene más ingresos tiene ingresos estables”, destacó el tributarista Sebastián Domínguez.

  • Los más impactados van a ser los de clase media, que hoy no pagan ganancias y por el solo hecho de tener un aumento que refleje la inflación van a tener que tributar

“Como se toma octubre contra octubre de este año, por la pandemia en ese período hubo muy pocos aumentos. Tiene un efecto adicional que es que el ajuste es bajo y el año que viene, si las cosas se reactivan, se van a recibir aumentos en los sueldos. Los más impactados van a ser los de clase media, que hoy no pagan ganancias y por el solo hecho de tener un aumento que refleje la inflación van a tener que tributar”, detalló el especialista.

“También tiene efecto en la clase alta, pero no es demasiado relevante porque ya están tributando la alícuota del 35%. El impacto más importante va a ser sobre la clase media”, concluyó