22 enero, 2021

Las vacunas chinas y rusas contra el coronavirus aún no han sido probadas, pero los países desesperados planean usarlas de todos modos

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). En la carrera por vacunar al mundo, China y Rusia parecen encaminados a convertirse en actores internacionales, ya que los países compran dosis y siguen adelante con las aprobaciones incluso antes de la publicación de los datos cruciales de las pruebas. Aunque los esfuerzos de ambos países por conseguir una vacuna contra el coronavirus fueron vistos inicialmente con escepticismo, una lista creciente de naciones sigue deseando trabajar con Beijing y Moscú para frenar la mortal propagación del virus.

Mucho de esto tiene que ver con la escasez. Los países ricos se han hecho con la mayoría de las primeras dosis de las prometedoras vacunas de las empresas estadounidenses Moderna y Pfizer, que trabajan con la empresa alemana BioNTech. Un esfuerzo multilateral para distribuir equitativamente las dosis está avanzando lentamente. Para algunos, China y Rusia son la única opción inmediata.

También refleja una creciente sensación de que las vacunas chinas y rusas muestran alguna promesa científica y podrían desempeñar un papel en el fin de la pandemia, incluso mientras persistan las dudas sobre la seguridad y la transparencia.

Sin embargo, la opinión sobre las vacunas de China y Rusia sigue siendo mixto.

El primer ministro camboyano Hun Sen dijo el martes que su país no va a pedir una candidata a vacuna desarrollada por la empresa china de biotecnología Sinovac porque no ha sido certificada por un organismo mundial. “Camboya no es un basurero… y no es un lugar para un ensayo de vacunas”, dijo.

La semana pasada, los Emiratos Árabes Unidos aprobaron el uso de una vacuna de Sinopharm de China, afirmando que es 86 por ciento efectiva sin dar muchos detalles. Bahrein rápidamente siguió el ejemplo.

El gobernador del estado de Sao Paulo de Brasil, João Doria, sostienen cajas de la vacuna Sinovac de China contra la enfermedad del coronavirus  (Reuters)El gobernador del estado de Sao Paulo de Brasil, João Doria, sostienen cajas de la vacuna Sinovac de China contra la enfermedad del coronavirus (Reuters)

Los desarrolladores de la vacuna rusa Sputnik V compartirán sus hallazgos con el gigante farmacéutico anglo-sueco AstraZeneca para explorar posibles avances contra el coronavirus, anunciaron ambas partes el 11 de diciembre.

Las decisiones rápidas se están tomando sin datos completos y revisados por pares sobre los ensayos clínicos. “Todo está ligado a los resultados de la fase 3”, dijo Jennifer Huang Bouey, una investigadora centrada en China y en la salud global de la Rand Corp. “No hemos visto nada todavía”.

China ha hecho una audaz apuesta por mejorar sus credenciales científicas y ampliar su alcance mundial participando en la diplomacia de las vacunas, vinculando la lucha contra la pandemia con otros esfuerzos para ampliar sus vínculos políticos y económicos.

El gobierno de México dijo que esperaba finalizar un contrato con la empresa china CanSino para el suministro de la vacuna a finales de mes.

Pekín se ha enfrentado a preguntas de los científicos y funcionarios para el despliegue de las vacunas antes de que los ensayos clínicos se completaran. Sinopharm dijo en noviembre que había solicitado la aprobación final a los reguladores chinos.

La vacuna de Sinovac ha sido políticamente divisiva en países como Brasil, con el gobernador de São Paulo, João Doria, respaldándola y llamándola la más segura de las opciones. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, un escéptico del coronavirus y frecuente crítico de China, se opone a sus planes.

Un gobernador del estado dijo esta semana que Brasil planea comprar 46 millones de dosis de la vacuna de Sinovac, según Reuters.

La vacuna contra el coronavirus del gigante farmacéutico estatal de China, SinopharmLa vacuna contra el coronavirus del gigante farmacéutico estatal de China, Sinopharm

La decisión de China de llevar a cabo ensayos de fase 3 en todo el mundo ha ayudado a crear confianza en las vacunas, con gobiernos extranjeros capaces de supervisar y observar los ensayos por sí mismos.

Estos ensayos sobre el terreno en otros países han sido particularmente útiles dada la historia accidentada de la industria china de la vacuna. Entre los dos pioneros, Sinopharm ha tenido escándalos por la calidad de las vacunas en el pasado, mientras que el director general de Sinovac ha admitido en los tribunales haber sobornado al regulador de medicamentos de China por productos anteriores a la pandemia.

A pesar de la corrupción y los escándalos de calidad, la industria china de las vacunas ha desarrollado una competencia técnica a lo largo de los años, en parte gracias a las transferencias de tecnología de empresas y científicos extranjeros que regresan a China después de trabajar y estudiar en el extranjero. La experiencia de la pandemia de SARS de 2002 a 2004 -concentrada en China- también impulsó la urgencia de la preparación de vacunas dentro del país.

Descartarlas sería “un error”

“Cierto escepticismo sobre las vacunas rusas y chinas puede estar justificado, pero descartar automáticamente estas vacunas como ineficaces o inseguras sería un error”, dijo Stephen Evans, profesor de farmacoepidemiología de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. “Estos países tienen muchos y muy buenos científicos, incluyendo expertos en vacunas e inmunología”.

También señaló que China ayudó a iniciar el esfuerzo mundial sin precedentes de la vacuna al publicar “la secuencia genética pertinente” en los primeros momentos de la pandemia.

Evans dijo que la gran incógnita es el aspecto de los ensayos. “No sabemos si son débiles”, dijo. Pero el escepticismo es alimentado por “la falta de conocimiento sobre los procesos y el monitoreo”.

Los envíos de la vacuna de Sinovac ya han llegado a Brasil e Indonesia, presionando a los reguladores de las naciones para que aprueben su uso.

En un impulso para Rusia, AstraZeneca dijo el 11 de diciembre que pronto comenzaría a trabajar con el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya, los desarrolladores de la vacuna Sputnik V, para explorar la combinación de componentes de ambas vacunas que se basan en el virus del resfriado común.

Los desarrolladores del Sputnik V también se han ofrecido a compartir la vacuna rusa con la francesa Sanofi y la británica GSK. La oferta llegó cuando Sanofi y GSK anunciaron que su vacuna se retrasaría hasta el final del próximo año porque los resultados del ensayo de fase 1/2 encontraron una baja respuesta inmunológica en los adultos mayores.

Según la última actualización del Fondo Ruso de Inversión Directa, la eficacia del Sputnik V en la prevención de la infección es del 91,4 por ciento y los que contraen el coronavirus después de recibir la vacuna no tendrían un “caso grave”.

Hasta ahora, 20.000 personas han recibido ambas dosis de la vacuna en la fase 3 de los ensayos.

Frascos con la vacuna rusa contra el COVID-19, "Sputnik-V", en una clínica en Tver (Reuters)Frascos con la vacuna rusa contra el COVID-19, “Sputnik-V”, en una clínica en Tver (Reuters)

Denis Logunov, el subdirector del centro de Gamaleya, que desarrolló la vacuna Sputnik V, dijo que había cuestiones éticas sobre la continuación de la inscripción de personas en los ensayos en curso y la administración del 25 por ciento del placebo cuando había una vacuna eficaz disponible. Se estaban llevando a cabo conversaciones con el Ministerio de Salud y otros sobre el futuro de los ensayos.

Las autoridades rusas se sorprendieron la semana pasada cuando Turquía la rechazó públicamente. El Ministro de Salud turco Fahrettin Koca dijo a Haberturk news que Turquía había abandonado los planes de tomar la vacuna y fue más allá, poniendo en duda los métodos científicos de Rusia.

Koca se retractó el mismo día, llamando a una conferencia de prensa para decir que Turquía “no tiene problemas para conseguir la vacuna producida en Rusia” si las pruebas son “exitosas”. No dio ningún calendario.

El primer ministro ruso Mikhail Mishustin dijo la semana pasada que esperaba una “demanda explosiva” en el extranjero.

*Emily Rauhala escribe sobre asuntos exteriores para The Washington Post. Pasó una década como editora y corresponsal en Asia, primero para la revista Time y después, de 2015 a 2018, como corresponsal de China en Beijing para The Post. En 2017, compartió un premio del Club de Prensa de Ultramar por una serie sobre Internet en China.

*Eva Dou es la corresponsal de negocios y economía en China del Washington Post. Nacida en Detroit, anteriormente pasó siete años informando sobre política y tecnología para el Wall Street Journal en Beijing y Taipei, Taiwán.

*Robyn Dixon es corresponsal extranjera en su tercer período en Rusia, después de casi una década informando allí a principios de los años 90. En noviembre de 2019 se unió a The Washington Post como jefa de la oficina de Moscú.