17 enero, 2021

Misterioso crimen de un peón de campo en Mar del Plata: lo asfixiaron y su cadáver fue comido por perros

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político).  El barrio Parque Palermo, en la periferia de la ciudad de Mar del Plata, es una zona de quintas y calles de tierra ubicada al sudoeste de la ciudad. Ahí se trasladó la Policía Bonaerense este domingo por la mañana gracias a un llamado al 911 que alertó de la presencia, entre la vegetación de un descampado, del cuerpo de un hombre adulto rodeado de una jauría de perros que, atraída por el olor de la putrefacción, ya habían empezado a morderlo y a desprender algunos pedazos.

El hombre fue identificado como Fabián Velázquez, un peón rural de 56 años, empleado hace varios años en un campo cercano al lugar donde fue encontrado el cuerpo, en las calles Tetamanti y Thames. La primera información que recibieron los investigadores era que Velázquez había salido la noche anterior y tenía graves problemas con el consumo de alcohol, por lo que una de las primeras teorías fue que el hombre podría haberse descompensado y luego haber sido atacado por los perros.

Un médico del SAME se trasladó hasta el lugar del hallazgo y tras revisarlo, indicó que según su criterio la muerte del hombre no había sido en circunstancias naturales y que, a pesar de no haber evidencia clara en principio de una muerte violenta, la presencia de un hematoma en la zona del cuello podía ser un indicio.

Ante esa situación, la fiscal Andrea Gómez, titular de la UFI N°4 de Mar del Plata, ordenó la realización de la autopsia. En los resultados preliminares del procedimiento se confirmó que Velázquez sufrió “asfixia mecánica” y que “el accionar de la jauría fue posterior a la muerte”: fue asesinado. 

Según se pudo reconstruir hasta el momento, el hombre habría salido la noche anterior, presumiblemente con algún dinero encima tras haber cobrado su sueldo, había bebido alcohol y luego había sido llevado por un ex jefe hasta la casa de un familiar. Horas más tarde, Velázquez apareció muerto. Lo que pasó inmediatamente antes del crimen aún es un misterio.

Mientras tanto, la fiscal Gómez analiza las cámaras de seguridad de distintos comercios y bares de la zona donde Velázquez podría haber pasado para comprar y consumir bebidas alcohólicas horas antes de su muerte.