23 enero, 2021

Qué es la “enfermedad X”, la próxima amenaza para la humanidad que preocupa a la OMS

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La pandemia de COVID-19, poco a poco y con algunos contratiempos y muchas tragedias, pasará a la memoria. Este coronavirus puede desaparecer y luego reaparecer, continuar endémicamente bajo el control de la vacuna o simplemente atenuarse y desaparecer. La economía y los sistemas de salud volverán a una nueva normalidad, algunas partes más rápidamente que otras.

Al igual que las múltiples plagas que la humanidad ha soportado desde que nuestros antepasados se reunieron en las ciudades -advierte una investigación que publicó el Centro Nacional para la Información Biotecnológica de los Estados Unidos (NCBI por sus siglas en inglés)-, esta pandemia generará recriminaciones por respuestas lentas y equivocadas, especulaciones y reacciones exageradas o insuficientes ante eventos económicos, sociales y de salud que, retrospectivamente, serán obvios.

Los individuos y organizaciones más culpables de exacerbar el desastre escaparán de la responsabilidad mientras toman como chivo expiatorio a otros y tratan de reescribir la historia. Los héroes, ya sean personas que ayudaron a proporcionar una clara comunicación de riesgos y liderazgo o grupos que perseveraron ante el miedo y el peligro que amenazaba la vida, van a sobresalir. Sin fanfarrias, la mayoría volverá a sus trabajos normales, llenos de cicatrices pero orgullosos de sus esfuerzos. Como lo han hecho antes, los expertos y eruditos escribirán sin cesar sobre la causa, los efectos y las formas de mejorar la destrucción brutal de vidas y modos de vida de la próxima pandemia.

Aproximadamente una nueva enfermedad surge cada año (AFP)Aproximadamente una nueva enfermedad surge cada año (AFP)

Para la mayoría de las personas, el nuevo coronavirus parece ser una anomalía; no lo es. El siglo 20 comenzó con devastadoras olas de la gripe española que mató de 50 millones a 100 millones de personas en todo el mundo. Aproximadamente una nueva enfermedad surge cada año. No todos tienen transmisión de persona a persona, pero sí la tienen para asustar a quienes tienen la tarea de vigilar la salud mundial.

Para resaltar el peligro y priorizar la investigación, cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) encarga a un comité de expertos que actualice su lista de las enfermedades infecciosas más amenazadoras que carecen de tratamientos o vacunas eficaces. La lista actual incluye al COVID-19, dado que el mundo entero ahora está enfocado en ese patógeno. “Lo que debería actuar como una llamada de atención para financiar seriamente la vigilancia, la investigación y el tratamiento de la amplia variedad de posibles agentes pandémicos es la entidad al final de la lista corta: la ‘enfermedad X’”, sostiene Iserson.

Uno podría preguntarse: ¿por qué no ideamos un plan para identificar estos patógenos temprano y movilizar a los científicos, la comunidad de la salud, los políticos y la población para combatir estos flagelos? La respuesta es que ya lo hemos hecho. Sabemos qué medidas tomar para limitar una pandemia. La OMS, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EEUU (CDC) y los Departamentos de Seguridad Nacional y Salud y Servicios Humanos han elaborado y difundido planes detallados.

"Es evidente que existen múltiples enfermedades X en nuestro futuro; tenemos que estar preparados” (AFP)“Es evidente que existen múltiples enfermedades X en nuestro futuro; tenemos que estar preparados” (AFP)

Y concluye: “A medida que disminuya la amenaza de COVID-19, los políticos harán grandes promesas de implementar planes para detener, o al menos prepararse para, la próxima pandemia. La economía en recuperación será demasiado débil al principio para apoyar el esfuerzo, aunque se prometerán más fondos en el futuro. En última instancia, realizarán cambios que sean políticamente convenientes y no autorizarán los cambios necesarios para producir respuestas más rápidas y flexibles. Los recuerdos de la angustia y la alteración social durante COVID-19 desaparecerán. Nuestros baluartes contra las enfermedades pandémicas seguirán teniendo una financiación insuficiente y serán inadecuados para la tarea. Aun así, es evidente que existen múltiples enfermedades X en nuestro futuro; tenemos que estar preparados”.