26 febrero, 2021

Fernando Báez Sosa: a un año del crimen, ¿quién es quién en la causa?

2020 fue un año difícil para los Báez Sosa. Empezó con el dolor de la pérdida de su hijo, Fernando, pero siguió campeando la espera de la agilidad de una justicia que en medio de la pandemia no dio grandes pasos y aún define cómo será el juicio que enfrenten los ocho rugbiers acusados por el asesinato del joven.

¿Quién es quien en el sangriento crimen?

Thomsen y la percia que lo implica en la muerte. 

Máximo Thomsen

En la causa que tiene entre manos el juez de Garantías de Gesell, David Mancinelli, el deportista de 21 años es uno de los más complicados. Thomsen se formó como rugbier en el Arsenal Zárate Rugby, jugaba en el Club Atlético San Isidro desde 2017, donde fue suspendido como socio luego de conocerse su participación en el crimen. Aquel 18 de enero, fue sacado por la fuerza del boliche Le Brique, y posteriormente señalado como “uno de los agresores de Fernando”, reconocido por testigos como “el sujeto que le propinara patadas en el rostro” cuando estaba “de rodillas sobre el suelo” – algo que resultó confirmado en las pericias scopométricas realizadas en el laboratorio de la Policía Federal Argentina de Mar del Plata-, e identificado por una testigo como quien dijo a viva voz: `Quedate tranquila que me lo voy a llevar de trofeo´.

Lucas  Pertossi, filmar, pegar y la frase final: “Caducó”. 

Lucas Pertossi

Es el mayor del grupo, luego de la investigación preliminar la fiscalía determinó que este sospechoso registró con su Iphone la secuencia del ataque, desde que fueron expulsados del boliche hasta que él mismo deja de grabar la golpiza para agredir a un amigo de Fernando. Diez minutos después del ataque envió un audio al resto de los rugbiers“Estoy acá cerca donde está el pibe y están todos ahí a los gritos, está la policía, llamaron a la ambulancia… caducó.”

Ciro Pertossi y el mensaje de Whatsapp que lo inculpa.

Ciro Pertossi

El joven que cumplió 20 años trás las rejas es el otro de los acusados a los que más responsabilidad le adjudica la Justicia en el crimen, ya que fue reconocido por al menos tres testigos “como el sujeto que le pegó a Fernando cuando ya estaba en el piso, en su cabeza, cara, y pecho”Imágenes aportadas a la causa lo muestran “chuparse los dedos” con sangre, cuando es interceptado por personal policial, y casi una hora y media después del ataque escribió en el grupo de Whatsapp que compartía con el resto del grupo: “Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie.”

Bonicelli, gritos, golpes y despertar con la policía en la puerta. 

Matías Benicelli

Fue quien abrió la puerta del departamento que ocupaban en Villa Gesell a la Policía, a las 10.30 cuando se ordenó la aprehensión del grupo. Un testigo ubicó al rugbier de 21 años como “agresor directo” de Fernando, al menos otro lo situó “agrediendo también a un amigo”, y otro lo identificó como quién le gritaba a Fernando “a ver si volvés a pegar negro de mierda”.

Según la fiscal, Comelli actuó premeditadamente. 

Enzo Comelli

El acusado, que hoy tiene 20 años, presentaba al ser detenido, un “hematoma sobre el labio inferior” y, según la fiscalía, “premeditadamente” agredió a Fernando “junto con los restantes imputados, previo repartirse roles para agresor físicamente a la víctima y posteriormente matarla”.

Cinalli, uno de los más jovenes. 

Blas Cinalli

Es el segundo más joven del grupo de deportistas, con 19 años cumplidos en prisión, y según su imputación, “existen sendos elementos probatorios para” ubicarlo “en una participación criminal esencial en la comisión del hecho” y como “agresor directo de Fernando”.

Sobre la participación de Viollaz la fiscalía no tiene grandes certezas.

Ayrton Viollaz

Es el único del grupo que no tenía teléfono celular en el momento del crímen, y la fiscalía entendió que “todas la probanzas valoradas” lo “ubican claramente junto a Fernando pudiendo quizás tratarse de un agresor directo”. El año pasado tomaron relevancia una serie de fotos que tenía publicadas en sus redes, posando con un arma de fuego y fumando marihuana.

El menor del grupo, con quejas por el trato en prisión. 

Luciano Pertossi

El menor de los diez rugbiers. Fue reconocido por testigos como uno los “agresores de Fernando”. Con 19 años, el año pasado fue uno de los pocos que denunció, frente a la fiscal, las condiciones en las que estaban detenidos: “No voy a declarar, pero quiero dejar constancia que vine con la intención de declarar. Estoy despierto desde las 5 de la madrugada y esposado desde las 5.30. Llevo doce horas esposado con las manos atrás y diez horas tirado en el piso en la fiscalía. Sin comer. Me duele la cabeza, estoy aturdido“, dijo.