27 febrero, 2021

La caída de “Culapio”, el secuestrador adolescente de la villa Carlos Gardel

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Matías Iván González, alias “Culapio”, creció oculto tras las ruinas de su propia vida: se convirtió en adulto como un prófugo ante la ley. Hace cuatro años que lo buscaban por sus andanzas adolescentes, cuando era un jugador clave en la vieja banda del Monoblock 17 de la villa Carlos Gardel, uno de los nombres más famosos del terror delictivo en el año 2016. Se había marcado una muerte brutal, la de la docente Miriam Coppolillo, baleada en octubre de ese año mientras salía a comer con su marido para festejar su cumpleaños.

Hubo secuestros extorsivos. Roberto Silvio A., un comerciante de 62 años, salía de una parrilla a bordo de su Audi Q5 cuando fue interceptado en la intersección de Campo de Mayo y Lagorio en Villa Bosch. Varios sujetos bajaron armados de un Peugeot 208 para secuestrarlo; Achilli recuperó la libertad en Caseros luego de que su hijo, un concejal, pagara 70 mil pesos, considerablemente menos que los 200 mil que pretendía la banda. Lo liberaron en Caseros tras cobrar el rescate, relativamente ileso.

Hoy jueves a la mañana, “Culapio” fue finalmente arrestado, el último en su banda en caer, seguido hace más de dos años por la división Búsqueda de Prófugos y Personas Desaparecidas de la Policía Federal, bajo las ordenes del fiscal Paul Starc. Lo encontraron en la villa Carlos Gardel, de la que nunca se fue, según confirman fuentes de la investigación a Infobae.

El material de "Culapio": su 38 con la numeración limada y su colección de relojesEl material de “Culapio”: su 38 con la numeración limada y su colección de relojes
Por lo pronto, no se encuentra confirmada su participación en el crimen de la docente: Starc lo busca por el secuestro en Villa Bosch. Su nombre también aparece vinculado, según documentos judiciales, al feroz robo de un Peugeot 308 en Tres de Febrero que incluyó armas y golpizas.
"Pony" Chazarreta y la banda del Monoblock 17“Pony” Chazarreta y la banda del Monoblock 17

Así, en el invierno de 2016, la banda del Monoblock 17 escribió su leyenda con cadáveres en el pavimiento y con color del hampa. Su presunto líder era el más colorido de todos.

Confinado a una silla de ruedas, supuestamente por recibir un tiro, “G.” se había hecho algo famoso en los últimos días: la Justicia y la Policía Bonaerense lo señalaban como el presunto líder de la “banda del “monoblock 17”, acusada de violentas entraderas y secuestros, de robar autos para reducir las cubiertas y los estéreos. Leandro Chazarreta, alias “El Pony”, jugador de la sexta división del club Almagro e íntimo amigo de “G.”, cayó detenido, imputado por matar a Coppolillo, algo que llevó a una multitudinaria marcha en las calles de El Palomar.

“G.” tampoco cayó solo, había adultos involucrados en el juego asesino: una serie de escuchas permitieron identificar a Carlos Norberto Conde, de 42 años, acusado de ser el reducidor de lo robado por la banda y de aportar logística. Fue detenido también en la Carlos Gardel; le encontraron 66 mil pesos en efectivo.