2 febrero, 2023

Comienza el juicio a “Higui”, la mujer que mató a un hombre para defenderse de una violación grupal

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). El 16 de octubre de 2016, Eva Analía De Jesús (47) caminaba por Lomas de Mariló, una barriada de la localidad bonaerense de Bella Vista, a donde había ido a visitar a su hermana por el Día de la Madre, cuando un grupo de 10 hombres del barrio que solía hostigarla por su orientación sexual la atacó.

“Higui” -que lleva ese apodo porque es arquera y tiene rulos como el colombiano René Higuita- cuenta que sus agresores le pegaron, rompieron sus ropas e intentaron abusar de ella“Te voy a hacer sentir mujer, forra lesbiana”, recuerda que le dijo Cristian Rubén Espósito, en el momento en que ella sacó una navaja y se la clavó en el pecho, antes de quedar inconsciente. Se despertó, dice, cuando un grupo de efectivos la apuntaba con una linterna, la esposaba y se la llevaba detenida por el asesinato.

Luego de pasar ocho meses presa y gracias a una fuerte campaña y movilización de distintas organizaciones sociales, la Cámara de Apelaciones de San Martín le concedió la excarcelación extraordinaria e Higui recuperó la libertad en junio de 2017.

"Higui", que es arquera, lleva ese apodo en honor a René Higuita“Higui”, que es arquera, lleva ese apodo en honor a René Higuita

Esa situación podría revertirse si los jueces del Tribunal Oral Criminal N°7 de San Martín la encuentran culpable al fin del proceso oral, que además de la audiencia de hoy, el juicio tendrá otras tres jornadas el 16, 17 y 22 de marzo, durante las cuales está previsto que declaren 30 testigos, ninguno a su favor.

En una entrevista este fin de semana con Radio AM750, Higui aseguró que “nunca quiso lastimar a nadie”. “Quiero vivir en paz. Yo defendí mi cuerpo. Nunca le hice daño a nadie, siempre fui una piba respetuosa”, dijo. También contó que no tiene trabajo fijo, que vive únicamente de juntar cartones o cortar el pasto y que retomó los estudios de la escuela primaria.

“Estoy mal, no concilio el sueño. Estoy hasta las 4 de la madrugada despierta y me despierto a las 7 de la mañana. Se me hace un nudo en la panza, cuando como me dan ganas de vomitar, tengo pesadillas. Hace cinco años y antes que vengo con esto”, expresó. “Estoy en mi casa con mis perritos, con mi sobrina, con mis gatitos. Y trato de no pensar en lo malo. Pienso que están todas las chicas, siento el cariño y el apoyo de las pibas y eso me da fuerzas”.

Eva Analía De Jesús está acusada del homicidio simple de Cristian EspósitoEva Analía De Jesús está acusada del homicidio simple de Cristian Espósito

“Hay un montón de gente que está activando en este caso porque se identifican con la situación”, dijo a la agencia Télam Gabriela Conder, que está al frente del equipo de abogadas que intentará demostrar su inocencia y dar cuenta de su situación de vulnerabilidad. “Higui es una piba del conurbano bonaerense muy pobre, que no tiene ni tanque de agua ni cloacas en la casa, vive en un lugar donde cuando llueve se inunda a tal punto que es imposible entrar o salir”, señaló la letrada.

Conder contó que durante su infancia a Higui “la violaron las diferentes parejas de la madre”, y su condición de lesbiana con una hermana trans en situación de prostitución hizo que ya de adultas fueran maltratadas en el barrio Mariló, donde ocurrieron los hechos y donde una vez llegaron a “darle tres puntazos en la espalda mientras la corrían”.

A esto mismo se refirió la propia “Higui”: “Mi vida siempre fue defender a mi madre de los golpes, defender a mi hermana de los golpes, a mi hermana también de los golpes. Y esa fue toda mi vida, desde que tengo noción, desde chica. Mi padrastro me ha violado. Mi vida después de los últimos cinco años, es un aprendizaje, siento que estoy más madura. Conozco mis derechos, sé que tengo derecho a estar bien y a estar feliz, porque yo no soy una persona que ando molestando, al contrario, yo siempre ando ayudando a la gente que necesita, a los chicos del barrio. No ando haciendo daño a nadie”.

"Pienso que están todas las chicas, siento el cariño y el apoyo de las pibas y eso me da fuerzas", dijo Higui, que esta mañana fue recibida en el juzgado por amigas y organizaciones feministas (Télam)“Pienso que están todas las chicas, siento el cariño y el apoyo de las pibas y eso me da fuerzas”, dijo Higui, que esta mañana fue recibida en el juzgado por amigas y organizaciones feministas (Télam)

Como el hostigamiento escaló al punto de haber sufrido un incendio en su casa y de encontrar asesinado a su perro, un tiempo antes Higui había decidido irse del lugar pero volvía de vez en cuando a visitar a otra de sus hermanas. “Si uno analiza los hechos como suele hacer el sistema penal, aislado del contexto, se llega a soluciones injustas como pensamos que puede suceder en este caso”, señaló en ese sentido otra de las abogadas de Higui, Claudia Spatocco, en relación al instituto de la legítima defensa.

“A Higui la imputan de homicidio por haber intentado defenderse de una violación grupal ‘correctiva’, que es la típica violación a las que nos someten a las lesbianas para sacarnos la ‘lesbiandad’”, dijo en tanto la periodista y militante lesbiana Adriana Carrasco, que participa de la campaña por la absolución de Higui.

Carrasco hizo hincapié además en los prejuicios hacia Higui por ser “lesbiana masculina, negra y pobre” y la reacción del policía que, cuando ella intentó contar lo que había ocurrido, le respondió ‘’¿Quién te va a querer violar a vos, gorda?”, a pesar de que estaba golpeada y con la ropa desgarrada.

Con las consignas “Yo también me defendería” “Autodefensa no es delito”, sectores del movimiento LGBT+ y organizaciones feministas se movilizaron esta mañana fuera de los tribunales para reclamar por su absolución.