2 febrero, 2023

Alberto Fernández desplazó sin demoras a Sergio Urribarri de la Embajada para ratificar su relación estratégica con Israel

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compactó Político). Ni bien se confirmó su sentencia, Sergio Urribarri se comunicó con el canciller Santiago Cafiero y puso a disposición su renuncia como embajador. Alberto Fernández no dudó, el presidente lo desplazó de inmediato para ratificar su relación estratégica con Israel.

El ex gobernador de Entre Ríos fue condenado este jueves a ocho años de prisión efectiva e inhabilitación perpetua por los delitos de negociación incompatible con la función pública y peculado en cinco causas que se tramitaron desde septiembre de 2021 en los Tribunales provinciales.

A diferencia de otros casos de corrupción que hubieron en el Frente de Todos, el Presidente aceptó la dimisión de Urribarri como representante argentino ante el gobierno israelí aunque la condena fue en primera instancia.

“El fallo de primera instancia demuestra que para el Tribunal, el Estado de Derecho es una entelequia”, protestó Urribarri este jueves tras la condena. El dirigente peronista siguió por videoconferencia la lectura del fallo que dictaron los jueces José María Chemes; Carolina Castagno y Elvio Garzón.

La Justicia consideró probado que Urribarri direccionó contrataciones de publicidad del Estado provincial para fines particulares. Uno de ellos fue favorecer a su cuñado, Juan Pablo Aguilera, quien operaba, según el fallo, con un esquema de testaferros y de cartelización para quedarse con los fondos de la publicidad en vía pública. Aguilera recibió una pena de seis años y seis meses.

Los jueces también consideraron probado que utilizó el montaje de un parador en Mar del Plata en 2015 y la difusión de spots durante la Cumbre del Mercosur que se realizó en Paraná durante diciembre de 2014 para promover sus intenciones de suceder a Cristina Kirchner en la presidencia en 2015.

Alberto Fernández y Santiago CafieroAlberto Fernández y Santiago Cafiero

“Estoy seguro de que es solo cuestión de tiempo y de jueces que fallen con objetividad para demostrar de forma contundente la inocencia en las próximas instancias de apelación”, advirtió Urribarri

“Jamás vamos a renunciar a la verdad. Estamos ante una nueva entrega de arbitrariedades y atropellos, que no es sino la lógica a la que hemos estado sometidos en estos seis años. Seguimos soportando el ensañamiento y las injusticias”, continuó tras la lectura del fallo. Y agregó que “ninguna de las pruebas ofrecidas por cada una de las defensas fueron tenidas en cuenta”. “La propia fiscalía en su alegato de clausura reconoció que no tenían pruebas ni testigos y el tribunal hizo caso omiso. En una conducta prácticamente corporativa, el fallo termina siendo el relato de fiscalía construido en base a creencias y prejuicios”, concluyó.

Independientemente de lo que suceda en futuras instancias, Urribarri dejó de ser el representante argentino en Israel. Un hecho casi inédito que un Presidente acepte la renuncia a un embajador de carácter político. Sin embargo, Alberto Fernández privilegió la relación bilateral y rápidamente se desprendió del ex gobernador.

Fuentes oficiales confirmaron a Infobae que la embajada continuará a cargo de la línea técnica y Cancillería comenzará a evaluar -a partir de la semana próxima- posibles candidatos. En el Ministerio de Relaciones Exteriores no descartan que una mujer asuma el cargo que deja vacante el condenado Urribarri.