6 julio, 2022

Vuelve a aumentar con fuerza el dólar: la cotización libre llegó a $212,50 y registra una suba diaria de 7 pesos

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político).  El dólar cotizó otra vez al alza este martes, con la divisa informal que cerró los $212,50 en la city porteña, una suba de 7 pesos con respecto al cierre de ayer. Por su parte, también subieron los dólares financieros: el “contado con liqui” saltó a $ 215,70 y el MEP a 211 pesos.

En línea con la tendencia alcista de la semana pasada, el dólar libre había vuelto a subir ayer: registró una alza de $2,50 y se ubicó en los $205,50, mientras que en el mercado financiero el contado con liquidación avanzaba sobre el cierre a $210,37 y el MEP retrocedía a $208,37 en el tramo final de la rueda.

En el segmento mayorista, la cotización de la divisa estadounidense registró un incremento de 17 centavos respecto al cierre previo y cerró en $114,85. Con un volumen operado de USD 197 millones, el Banco Central compró apenas USD 15 millones, según fuentes del mercado.

Ayer, la Unidad de Información Financiera (UIF) actualizó en pesos los montos a partir de los cuales las sociedades de bolsa deben informar la compra del denominado “dólar bolsa”. Por efecto de la devaluación, el control pasó a ser mayor que en las anteriores actualizaciones del piso. Esto se debe a que según la resolución 50/2022 de la UIF cambió el monto desde el cual se exige la información de compra del dólar MEP.

Originalmente el umbral era de $40.000 (año 2018), luego se actualizo en 2019 mediante la Resolución 117/2019 a $56.000 y ahora se lo llevó a $120.000.

Sin embargo, si se toman los montos en dólares, en los hechos el umbral del control bajó en forma considerable en los últimos cuatro años. En 2017, con el dólar a $17, este umbral equivalía a unos USD 2500, mientras que ahora implica un piso de 600 dólares aproximadamente, según cálculos del mercado.

En tanto, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires comenzó a la baja, en sintonía con otras plazas por la preocupación sobre el impacto en la economía global de los confinamientos en China por el COVID-19, que impulsaban una ola de aversión hacia activos de riesgo, según Reuters.

A esto se sumó la renovada devaluación del yuan, que “provocaba un cambio abrupto en los portafolios globales, los cuales salieron corriendo de las commodities y sectores afines, para refugiarse en bonos de alta calidad”.

La Bolsa porteña cae La Bolsa porteña cae

El índice líder S&P Merval retrocedía un 0,55%, a 90.652,51 puntos a las 11.05 hora local, tras un caída del 0,61% en la víspera. En tanto, en Wall Street el Dow Jones caída un 0,67 por ciento. En tanto, los bonos argentinos cotizaban con un signo levemente positivo en el arranque de la jornada financiera.

Cabe recordar que hoy el BCRA ofrecerá al mercado Leliqs a 28 y 183 días . El monto indicativo de colocación será de $ 250 .000 millones; la tasa mínima será 47% a 28 días y 52 % a 183 días; además, habrá Notaliqs a 183 días con un spread del 5%.

“Con los actuales niveles de tasas de interés, esperamos que la rotación desde acciones a bonos continúe, lo cual seguramente seguirá aportando volatilidad e incertidumbre al mercado accionario”, dijo la consultora Delphos Investment.

La caída de la actividad por las restricciones que impusieron los chinos por el coronavirus hizo bajar 6% al petróleo en una semana y fue el único dato positivo para la Argentina porque los daños colaterales fueron de consideración. En dos días las reservas perdieron USD 427 millones a pesar de que en ese lapso el Banco Central compró USD 35 millones. Las reservas estaban el jueves en USD 43.064 millones y ahora perforaron el piso de 43 mil millones para ubicarse en USD 42.637 millones.

Hoy, el Fondo Monetario Internacional admitió que deberá revisar la proyección de inflación de 48% como tope que había establecido en el programa económico acordado con el Gobierno argentino, ante las perspectivas de una suba de precios anual mucho más alta. Las conversaciones entre el staff del organismo y los funcionarios continuarán dentro de dos semanas, cuando tenga lugar la primera revisión trimestral de metas fiscales, de emisión monetaria y de acumulación de reservas.