1 julio, 2022

La odisea de conseguir una SUBE: por qué faltan y dónde es más fácil conseguirlas

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La tarjeta SUBE se convirtió en un elemento indispensable para trasladarse tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en todo el área metropolitana que conforma y unas 40 localidades de todo el país.

Viajar en colectivos es imposible sin ella, ya que los choferes ya no venden más boletos en las unidades, y tanto en trenes como en subtes es posible prescindir de la SUBE siempre y cuando haya un trabajador en servicio en la ventanilla cuando se lo necesite.

Un hombre paga un pasaje de colectivo con su SUBE
Un hombre paga un pasaje de colectivo con su SUBE

No tener una SUBE puede ser un verdadero dolor de cabeza, y hoy en día encontrarlas puede ser aún más complicado. Carteles que indican que no hay tarjetas proliferan en distintos kioscos y loterías de la Ciudad que solían comercializar los plásticos, y los comerciantes indican que hay faltante de las tarjetas hace semanas, en algunos casos hasta meses.

Según este medio averiguó, la pandemia frenó en seco la distribución de las tarjetas. Mientras los argentinos estaban encerrados en sus viviendas, la demanda de las SUBE bajó drásticamente lo que produjo que muchos comercios se dieran de baja del sistema. Comercializar las SUBE tiene un costo para los comerciantes y un margen de ganancia muy bajo, muchos prefirieron hacer un paso al costado.

Hubo un pico de demanda, porque por suerte se retomó el pico de nivel de transporte público prepandemia. (Marcelo Torres)

Marie Fages-Brugiroux, una estudiante de intercambio francesa que llegó al país hace dos meses, relató que recorrió más de 10 kioscos y unas 5 estaciones de subte buscando la SUBE hasta que, ya rendida y sin esperanzas, dio con ella en un pequeño kiosco aledaño a su facultad.

La estudiante de Letras que está haciendo un semestre en la USAL (Universidad del Salvador), contó en diálogo con Infobae que pasó una semana muy estresante hasta que pudo conseguir su tarjeta. “Pero ahora tengo dos, porque me dieron una en el Kit del estudiante extranjero”, detalló.

Dicho kit es entregado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y comprende, además de recomendaciones y tarifas especiales de alojamiento, un tarjeta de telefonía móvil SIM y descuentos en cursos de español, la tan necesaria tarjeta SUBE.

La demanda de tarjetas aumentó repentinamente con la vuelta de las presencialidad de 2022. (Télam)La demanda de tarjetas aumentó repentinamente con la vuelta de las presencialidad de 2022. (Télam)

Pero los argentinos que necesiten una tarjeta SUBE, ya sean estudiantes del interior que se instalen en la gran Ciudad o simplemente personas del AMBA, deben saber que los puntos más fáciles para encontrarlas son las estaciones de tren de Retiro, Once y Constitución, también podrán buscarlas en loterías y kioscos de barrio pero es posible que en esos comercios sea más difícil. Donde también puede haber, ya que se priorizó su venta allí, es en las grandes cadenas de kioscos.

El nuevo pico de demanda de tarjetas SUBE que produjo la vuelta a la presencialidad este año, generó una falta de insumos para la fabricación de las tarjetas y su producción no dio abasto. Tal como lo reconoció Marcelo Torres, subsecretario de Proyectos Estratégicos y Desarrollo Tecnológico del Ministerio de Transporte de la Nación, en una entrevista con FM Urbana Play en marzo pasado.

“Hubo un pico de demanda, porque por suerte se retomó el pico de nivel de transporte público prepandemia”, afirmó el funcionario, y además detalló que durante 2021 se vendieron cerca de 4 millones de SUBE más otras 550.000 que fueron vendidas entre enero y marzo pasados.