13 agosto, 2022

Haters en las redes sociales: según UNICEF solo el 26% de los menores conoce alguna herramienta para enfrentarlos

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Los meses de encierro durante la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus, en 2020, trajeron el incremento del uso de pantallas por parte de niñas, niños y adolescentes, que no solo se encontraron con un nuevo mundo en sus manos en las redes sociales, sino que comenzaron a entender que un simple teléfono celular podía ser un arma de doble filo.

Los conceptos de “haters” (odiadores) y el ciberacoso se pusieron a la orden del día, y sobre esos puntos trabajó UNICEF Argentina durante esos tiempos de incertidumbre. Impacto de la pandemia en la educación de niñas, niños y adolescentes es el resultado de su investigación.

En tanto, la encuesta “Hablemos sobre Haters y Discurso de Odio en Redes Sociales e Internet, en tiempos de #COVID19″, realizada en U-Report —una plataforma de consulta de UNICEF para que jóvenes y adolescentes opinen de los temas que les interesan— determinó que sólo el 26% de los menores conoce alguna herramienta para lidiar con haters, concepto que el 12% aseguró desconocer de qué se trata y el 10% admitió no estar seguro.

Filtrar contenidos y silenciar usuarios son algunas de las opciones para evitar el acoso en las redes

La plataforma Twitter es una de las que más usan para destilar odioLa plataforma Twitter es una de las que más usan para destilar odio

Qué herramientas son útiles contra los haters y el ciberacoso

El acoso o intimidación por medio de tecnologías digitales puede darse a través de cualquier plataforma o red social con el objetivo de atemorizar, humillar o amedrentar a otra persona. En este contexto, es posible que quien acosa difunda contenido privado, como fotos o videos de la víctima; o bien que le envíe a ésta mensajes con insultos o amenazas.

“Las herramientas que pueden utilizar para evitar discursos de odio en las redes sociales y entornos digitales son, en primer lugar, dejar de seguir las cuentas violentas, silenciar, eliminarlas, denunciar y bloquearlas y a sus comentarios abusivo. En segundo lugar, es necesario proteger la privacidad de los perfiles propios”, recomienda Adrián Arden, oficial de Comunicación de UNICEF Argentina.

Además recomienda que cuando una amiga, amigo o compañero sea víctima de un caso de acoso virtual “se involucre”“Es importante no ser indiferente a las situaciones de abuso o daño. Podemos ponernos en contacto con quienes lo están padeciendo, dando palabras de apoyo, pero sin responder con el mismo odio o violencia a quienes se manifiestan con odio. Debemos comprender que la violencia genera más violencia y si respondemos con odio es un camino de ida a una situación más agresiva y allí es clave entender que las y los haters pierden interés cuando no obtienen respuesta del otro lado”.

A ello, agrega: “Muchas veces, involuntariamente, podemos contribuir a que se diseminen este tipo de discursos de odio e intolerancia en el mundo digital. Hay que pensar qué impacto puede tener un contenido antes de compartir o darle ‘me gusta’, antes de comentar hay que reflexionar si eso puede ser hiriente para una persona o colectivo y, sobre todo, preguntarse si lo que escribo en las redes sociales es lo mismo que le diría a una persona en la cara. En ese sentido, pensar si no estamos viendo a las pantallas como escudos tras los que escondernos”.

Los discursos de odio son expresiones que generan un clima de intolerancia que promueve la discriminación, la hostilidad y la violencia Los discursos de odio son expresiones que generan un clima de intolerancia que promueve la discriminación, la hostilidad y la violencia

En ese aspecto, explica: “Es importante que chicas y chicos puedan conversar en forma abierta con sus padres, cuidadores o personas adultas de confianza y expresar lo que les ocurre y contarles cómo atraviesan esas situaciones. Las personas adultas debemos acompañar sin minimizar ni exagerar la situación sino siempre acompañando, estando presentes y entendiendo sin juzgar”.

Para Arden, el acceso a las tecnologías y las redes sociales permite a chicos y chicas acortar las brechas. “Durante la pandemia acceder a la conectividad fue clave porque les permitió continuar con sus trayectorias escolares y compartir momentos con sus pares, aún a la distancia. Sin embargo, ocurrieron otros fenómenos en paralelo, según la Quinta Encuesta realizada por UNICEF sobre el impacto de la pandemia en hogares con chicas y chicos, el aumento del tiempo en pantalla los expuso, sobre todo a las y los adolescentes, a situaciones de discriminación, maltrato, ciberacoso, maltrato, violencia… En 2021, les consultamos sobre sus percepciones antes los discursos de odio en las redes y uno de cada dos consideró que la comunidad LGTB+ es el colectivo más atacado y también reveló que el 90% de ellos dijo haber visto ataque de haters en las redes e internet y tres de cada diez se identificó como autora de esos mensajes violentos. Esto nos llamó mucho la atención”.

Los discursos de odio son expresiones que generan un clima de intolerancia que promueve la discriminación, la hostilidad y la violencia. Es importante recordar los derechos esenciales para las infancias y las adolescencias: a una vida libre de violencia, acoso y abuso, al derecho al uso de internet, a relacionarse con pares y al derecho a la información.

El 34% dijo reportar la publicación con contenido violento, el 22% sigue leyendo y el 5% la comparte. El 45% de los encuestados manifestó haber recibido agresiones por parte de haters (iStock)El 34% dijo reportar la publicación con contenido violento, el 22% sigue leyendo y el 5% la comparte. El 45% de los encuestados manifestó haber recibido agresiones por parte de haters (iStock)

En el sondeo “Hablemos sobre Haters y Discurso de Odio en Redes Sociales e Internet, en tiempos de #COVID19″, el 92% dijo haber visto en medios de comunicación, internet o redes sociales ataques de Haters, hacia personas o grupos de personas; el 52% señaló Twitter como la red en la que cree que hay más haters mientras que el 20% considera a Instagram y el 13% a Facebook como el espacio utilizado.

Respecto a qué grupo de personas considera es el más afectado por Haters, el 45% respondió la comunidad LGTB+; el 21%, refugiados y migrantes; el 6% a personas en situación de pobreza y otro 6% a personas con posiciones políticas mientras que un 5% se refirió al movimiento feminista y otro 5% a personas con cuerpos no hegemónicos.

Respecto a la reacción general ante posteos o comentarios haters, sea propios o contra otra persona, el 34% dijo reportar la publicación, el 22% sigue leyendo y el 5% la comparte. El 45% de los encuestados manifestó haber recibido agresiones por pare de haters.

Otras medidas a tener en cuenta

Instagram ofrece cinco herramientas para limitar a los haters y evitar el bullying: puede añadir filtros para evitar ver comentarios ofensivos, sumar capas de privacidad al perfil y hasta limitar las formas de contacto con algunos usuarios.

Son opciones que el servicio fue sumando a lo largo de los años con el objetivo de reducir situaciones de bullyingacoso y otras formas de agresión que suelen darse de la mano de haters y otro tipo de usuarios.

En esta red puede establecer el perfil como privado, limitar las interacciones indeseadas, ocultar palabras, bloquear comentarios, limitar menciones, restringir, silenciar y bloquear cuentas.

Los expertos recomiendan a los adultos configurar las opciones de privacidad en redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea, utilizar aplicaciones de control parental y permitir que los menores usen las redes sociales de acuerdo a las edades para quienes están dirigidas.

Los adultos deben estar informados respecto de cómo se da el acoso en línea para poder anticiparse a cualquier situación. Y deben poder hablar sobre este y las medidas para combatirlo.