8 agosto, 2022

Viruela del mono: ¿podrán las vacunas disponibles evitar la escalada del brote actual?

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). A diferencia de lo que ocurrió con el advenimiento del COVID-19, el virus que provoca la viruela símica no es desconocido. Y ese no es un punto menor si de contener el actual brote se trata.

Sin embargo, con 26.017 contagios en 80 países, y la reciente declaración de emergencia sanitaria en los EEUU por el aumento de casos en ese país, que se sumó a las cuatro muertes fuera de África confirmadas en la última semana, preocupa a las autoridades sanitarias el progreso del actual brote.

El primer caso humano de viruela del simio, un raro virus zoonótico que puede transmitirse de los animales a las personas, se registró en la República Democrática del Congo en 1970. Desde entonces, la enfermedad se volvió endémica en partes de África occidental, aunque se conocen brotes en otros lugares, como los Estados Unidos en 2003 y ahora en más de 70 países no endémicos.

La enfermedad no tiene un tratamiento ni vacuna específica, pero algunos países están utilizando los inmunizantes de la viruela para quienes presentan un alto riesgo de exposición.

La estrategia aplicada se denomina “vacunación en anillo” y consiste en que, tras detectar un caso sospechoso, se realiza un rastreo estricto de los contactos, a quienes se inmuniza.

El gobierno de los EEUU declaró el estado de emergencia por el aumento de casos (Foto: Andina)El gobierno de los EEUU declaró el estado de emergencia por el aumento de casos (Foto: Andina)

En ese sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC por sus siglas en inglés), afirmaron que se puede recomendar la vacunación a las personas que estén en contacto cercano con alguien con viruela del mono, a las que puedan haber estado expuestas al virus y a las que corran un alto riesgo de exposición, como algunos profesionales sanitarios y trabajadores de laboratorio.

Pero lo cierto es que pese a esa estrategia de contención, la transmisión no está siendo controlada, sino todo lo contrario.

Es que, además, existe otro posible impedimento: pese a que las vacunas contra la viruela son seguras, las pruebas sobre la viruela del mono han sido limitadas. Es por eso que, algunos expertos, señalan algunos reparos ante su efectividad en este brote, así como probables efectos secundarios raros. Según Natalie Dean, bioestadística de la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia, esta metodología de vacunación en anillo “puede ser una herramienta poderosa”, aunque su efectividad depende del momento en que se apliquen las inmunizaciones. “Debe usarse temprano, mientras que los números de casos aún son manejables”, consideró.

Cuáles son las vacunas disponibles y qué puede esperarse de ellas

Los CDC recomiendan la vacunación a las personas que estén en contacto cercano con alguien con viruela del mono (Efe) 
Los CDC recomiendan la vacunación a las personas que estén en contacto cercano con alguien con viruela del mono (Efe)

Durante décadas, los inoculantes contra la infección sirvieron para paliar los efectos de un virus que arrasó Europa, pero, en 1979, la OMS dio por erradicada la viruela. Desde 1921 hasta 1980, la gran mayoría de la población recibió la vacuna de la viruela, que fue obligatoria durante más de 50 años. En la Argentina, esta inmunización se aplicó hasta 1978. En 1980, la erradicación de la viruela fue un hito en la salud pública mundial.

Lo cierto es que “las vacunas contra la viruela humana demuestran una efectividad del 85% contra la viruela símica”, señaló el médico infectólogo Juan Carlos Cisneros, subdirector del Hospital Muñiz de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), aún “faltan datos de eficacia de esta vacuna contra la viruela de los monos en humanos”, aunque aclararon que “con todo, la vacunación antivariólica previa puede contribuir a que la evolución de la enfermedad sea más leve”.

La Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA, por sus siglas en inglés) también alertó de que, en caso de haber recibido una dosis de antivariólica (habitual entre los mayores de 50 años), es suficiente para que una persona esté protegida.

Vale aclarar que, pese a que estas vacunas ya se aplican, los científicos comenzaron a trabajar en inmunizaciones de segunda y tercera generación contra la viruela, con una respuesta inmune semejante a las ya aprobadas. Incluso, los expertos destacaron que estas inmunizaciones tendrían una eficacia similar contra la viruela del simio. “Hay pruebas convincentes de estudios en animales de que funcionarían contra la viruela del simio, pero no se han probado directamente contra esa enfermedad en personas”, indicó Dean en declaraciones a la revista Nature.

“La viruela del mono es una infección viral que proviene de la misma familia que el virus de la viruela”“La viruela del mono es una infección viral que proviene de la misma familia que el virus de la viruela”

Según los CDC, todavía no hay datos disponibles sobre la eficacia de ninguna de las vacunas en el brote actual de viruela del simio. Pero hay datos más antiguos disponibles de estudios en animales, ensayos clínicos y estudios en África.

Actualmente hay dos vacunas aprobadas en los EEUU que pueden brindar protección contra la viruela del simio, la vacuna Jynneos -conocida como Imvamune/Imvanex en Europa-, y ACAM2000, una vacuna contra la viruela más antigua.

La vacuna Jynneos es producida por Bavarian Nordic, una pequeña empresa de Dinamarca y fue desarrollada para la prevención de la viruela y la viruela del mono en adultos mayores de 18 años que tienen un alto riesgo de infección con cualquiera de los virus. Fue aprobada en Europa en 2013 y por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) en 2019 .

La vacuna Jynneos se administra en dos dosis con cuatro semanas de diferencia y contiene un virus vaccinia vivo. La vaccinia normalmente infecta al ganado y es un tipo de poxvirus, una familia de virus que incluye la viruela y la viruela del mono. El virus en esta vacuna fue atenuado para la elaboración de la vacuna, de modo que ya no puede replicarse en las células.

Esta vacuna es buena para proteger a las personas que tienen un alto riesgo de contraer la viruela del simio de infectarse antes de la exposición y también puede disminuir la gravedad de la enfermedad después de la infección. Es eficaz contra la viruela y la viruela del mono. Hasta el reciente brote de viruela del simio, esta vacuna se administraba principalmente a trabajadores de la salud o personas que habían tenido una exposición confirmada o sospechada a la viruela del simio.

A diferencia de lo que ocurrió con el advenimiento del COVID-19, el virus que provoca la viruela símica no es desconocido (Getty)A diferencia de lo que ocurrió con el advenimiento del COVID-19, el virus que provoca la viruela símica no es desconocido (Getty)

En tanto la vacuna ACAM2000 fue aprobada por la FDA en 2007 para la protección contra la viruela. Y si bien también se basa en el virus vaccinia, la versión del virus vaccinia en la vacuna ACAM2000 puede replicarse en las células de una persona, razón por la cual esta vacuna puede estar asociada con efectos secundarios graves, que pueden incluir infecciones graves de la piel, así como problemas cardíacos potencialmente mortales en personas vulnerables.

Varios ensayos clínicos realizados durante el proceso de aprobación de la vacuna Jynneos muestran que cuando se administra a una persona, desencadena una fuerte respuesta de anticuerpos a la par de la vacuna ACAM2000.

Asimismo, otro uso de la vacuna Jynneos es como profilaxis posterior a la exposición, o PEP, lo que significa que la vacuna puede ser eficaz incluso cuando se administra después de la exposición al virus. Debido a que el virus de la viruela del simio se incuba en el cuerpo de una persona entre seis y catorce días, el cuerpo de alguien que recibe la vacuna Jynneos poco después de haber estado expuesto producirá anticuerpos que pueden ayudar a combatir la infección y proteger contra un caso grave de viruela del simio.

Si bien los datos disponibles de ACAM2000 son más antiguos y menos precisos, muestran una fuerte protección. Los investigadores la probaron durante un brote de viruela símica en África central en la década de 1980, en el que los autores concluyeron que las personas no vacunadas enfrentaban un riesgo 85% mayor de infectarse que las personas vacunadas.

“Las ventajas de la vacunación son que las personas que pueden haber estado expuestas a la viruela del mono, antes de la aparición de la erupción, pueden beneficiarse de la vacunación, ya sea para prevenir todo el espectro de la enfermedad o para reducir la gravedad de la misma”, explicó el doctor Jay Varma, profesor de Ciencias de la Salud de la Población en el Weill Cornell Medical College.