22 enero, 2021

Fuerte queja de compañías aéreas internacionales por la decisión del gobierno de prohibirles vender pasajes hasta el 1 de septiembre

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La Cámara de Líneas Aéreas en Argentina (JURCA), que además de a Aerolíneas Argentinas agrupa a otras 25 líneas aéreas, entre ellas algunas nacionales pero una gran mayoría de compañías internacionales y de bandera extranjeras, manifestó esta noche su “enorme preocupación” por la resolución dl gobierno de permitirles la comercialización de pasajes aéreos recién a partir del próximo 1 de septiembre.

La protesta se originó en la resolución 144 de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), del viernes 24, que habilitó la comercialización de pasajes aéreos recién desde esa fecha.

JURCA (que agrupa, entre otras, a Aeroméxico, Air Canadá, Air France, Alitalia, American Airlines, Avianca, Boliviana de Aviación, Copa Airlines, Cubana de Aviación, Delta, Emirates, KLM, Lufthansa, Qatar Airways, United, y empresas de carga como Federal Express y UPS) señalaron que la resolución de ANAC corrige la previa, que ni siquiera definía plazo para la prohibición, pero dice que la nueva norma “implica de todas formas un horizonte muy lejano para el reinicio de las operaciones, lo que pone en riesgo la sustentabilidad de la actividad aerocomercial y, por ende, la continuidad de los más de 70.000 empleos directos y 329.000 indirectos asociados a ella”

En el comunicado, las compañías señalan que “la abrupta caída de la demanda y el consecuente impacto en los ingresos ya ha generado un escenario crítico para los operadores, que sólo podría agudizarse si la autoridad sostiene esta decisión de cerrar las operaciones regulares durante tanto tiempo, determinación que resulta inédita en la región y en el mundo”.

“En las últimas horas los miembros de JURCA han recibido gran cantidad de llamados tanto de las casas matrices como de embajadas y consulados, que han manifestado su sorpresa y lógica preocupación frente a esta situación”, dijo Felipe Baravalle, director Ejecutivo de la entidad, resaltando la negativa repercusión política y económica internacional que entraña la decisión del gobierno argentino.

Varias de las lineas aéreas agrupadas en JURCA tienen relación directa con gobiernos extranjeros a los que el presidente Alberto Fernández pidió apoyo ante el Fondo Monetario Internacional y en la negociación de la deuda con los acreedores privados.

El comunicado considera “imprescindible” que el gobierno evaluar otras alternativas y señala que la agrupación ya le hizo saber al gobierno su “completa disposición para abrir espacios de conversación y trabajo que permitan discutir en conjunto las soluciones que resuelvan tanto las ineludibles demandas sanitarias como las urgentes necesidades de la industria aérea, en la procura de su supervivencia”.

La decisión del gobierno (y la negativa reacción de las compañías aéreas extranjeras) se suma a la reciente toma de distancia oficial respecto del Mercosur, al anunciar que no participará de las negociaciones comerciales que el resto del bloque está llevando adelante con algunos países, como Corea del Sur.