22 enero, 2021

Volar con COVID-19 no solo es imprudente, es potencialmente mortal, advierten los médicos

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político).  Los viajeros que abordan un vuelo durante la pandemia podrían considerar poco probable que alguien enfermo con el coronavirus logre subir a bordo. Pero la realidad es que los viajeros abordan aviones con el virus, lo que pone a sus compañeros de viaje en riesgo de contraer la enfermedad.

Más allá del peligro que los pasajeros infectados están creando para las personas que los rodean, también representan un riesgo considerable para ellos mismos. Los médicos dicen que volar es una actividad de alto riesgo para las personas con coronavirus positivo debido a la baja presión del aire en la cabina y que varios pasajeros han muerto a causa de ello.

Cuando un hombre infectado murió de insuficiencia respiratoria aguda en un vuelo de United Airlines de Orlando a Los Ángeles el 14 de diciembre, no fue la primera persona en morir de COVID-19 en un avión. En julio, una mujer de Texas murió a causa de la enfermedad en un vuelo de Spirit Airlines que se desvió cuando se descubrió que no respondía ni respiraba. En ambos casos, los pasajeros recibieron resucitación cardiopulmonar en el avión, pero no pudieron ser reanimados.

“Si te subís a un avión con coronavirus, o cualquier otra cosa relacionada con las vías respiratorias, correrás un riesgo considerablemente mayor cuando subas a la altura” (REUTERS)“Si te subís a un avión con coronavirus, o cualquier otra cosa relacionada con las vías respiratorias, correrás un riesgo considerablemente mayor cuando subas a la altura” (REUTERS)

Nicholas Hill, jefe pulmonar del Tufts Medical Center en Boston, dice que “no hay duda” de que el aire acondicionado en las cabinas de los aviones representa un riesgo para los pasajeros con COVID-19 y que volar probablemente fue un factor en la muerte de los pasajeros infectados con el virus.

“Si te subís a un avión con coronavirus, o cualquier otra cosa relacionada con las vías respiratorias, correrás un riesgo considerablemente mayor cuando subas a la altura”, dice Hill. “Esto no es algo exclusivo del COVID-19; es cierto para cualquiera que tenga una afección aguda o respiratoria. Este cambio de oxígeno desde el nivel del mar puede provocar crisis en el aire“.

David Freedman, epidemiólogo de la Universidad de Alabama en Birmingham, sostiene que los pacientes infectados con coronavirus tienen el mismo riesgo que las personas con afecciones pulmonares y cardíacas no relacionadas con él que afectan su respiración. Las aerolíneas están preparadas para ese tipo de emergencias respiratorias con oxígeno suplementario a bordo.

Las emergencias respiratorias representan aproximadamente el 10 por ciento de los eventos médicos en vuelo (REUTERS)Las emergencias respiratorias representan aproximadamente el 10 por ciento de los eventos médicos en vuelo (REUTERS)

Delta Air Lines ratifica que las emergencias respiratorias representan aproximadamente el 10 por ciento de los eventos médicos en vuelo y que todos los aviones están equipados con oxígeno suplementario.

Pero todos esos esfuerzos se quedaron cortos en las muertes de julio y diciembre. Hill dice que los pasajeros no necesariamente tienen que experimentar dificultad para respirar antes del despegue para tener problemas para respirar durante el vuelo. Los niveles de oxígeno en sangre pueden ser bajos en pacientes con COVID-19 que no experimentan problemas para respirar, por lo que subir a un avión con el virus, incluso si es presintomático o asintomático, es un esfuerzo de alto riesgo.

Los pasajeros no necesariamente tienen que experimentar dificultad para respirar antes del despegue para tener problemas para respirar durante el vuelo (Bloomberg)Los pasajeros no necesariamente tienen que experimentar dificultad para respirar antes del despegue para tener problemas para respirar durante el vuelo (Bloomberg)

En el vuelo de julio de Spirit Airlines, un miembro de la tripulación que administró resucitación cardiopulmonar a la mujer que no respondía se desmayó de agotamiento, según un informe de The Post. Según los informes, los rastreadores de contacto nunca notificaron a los pasajeros en el avión sobre el caso positivo de coronavirus a bordo.

“Sabía que estábamos bastante lejos de donde teníamos que aterrizar, y la RCP es agotadora con una o dos personas. Incluso con tres o cuatro personas, no es fácil de hacer“, indicó Aldapa, de 31 años, al Los Angeles Times sobre el incidente. “Independientemente de COVID-19, necesitaba RCP para salvar su vida”.