8 agosto, 2022

Carta abierta de más de 7 mil científicos y matemáticos rusos a Vladimir Putin contra la invasión a Ucrania

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político).  Más de 7.000 científicos, matemáticos y académicos rusos enviaron una carta abierta al jefe de estado ruso Vladimir Putin para protestar “enérgicamente” contra la invasión en Ucrania. “Nosotros, científicos y periodistas científicos que trabajamos en Rusia, protestamos firmemente contra la invasión militar de Ucrania lanzada por el ejército ruso” hace una semana, escribieron en una carta publicada por la página web TRV Science News.

Los firmantes de la carta se enfrentan a multas o penas de prisión en virtud de la legislación aprobada hace unos años, que permite a las autoridades rusas perseguir a cualquier ciudadano que critique al Kremlin. Esta semana, el parlamento ruso inició los debates alrededor de un proyecto de ley que debe endurecer las sanciones contra los que se oponen a la guerra en Ucrania.

El Congreso Internacional de Matemáticos, la “conferencia de matemáticas más prestigiosa del mundo”, que iba a celebrarse en Rusia en julio, ha sido cancelado, denuncian. En su opinión, el objetivo de convertirse en una gran nación científica “no puede alcanzarse cuando las vidas de nuestros colegas más cercanos -los científicos de Ucrania- corren peligro por el ejército ruso”.

Estamos convencidos de que ningún interés geopolítico puede justificar los muertos y el baño de sangre. La guerra solo llevará a la pérdida total de nuestro país, para el que trabajamos”, agregaron.

Las epístolas son dos, una de científicos y periodistas científicos, y otra de matemáticos. A continuación, ambas cartas.

– “Nosotros, científicos y periodistas científicos de Rusia declaramos:

Nuestra decidida protesta contra las acciones militares lanzadas por las fuerzas armadas de nuestro país en el territorio de Ucrania. Este paso fatal conduce a una enorme pérdida de vidas y socava los cimientos del sistema existente de seguridad internacional. La responsabilidad de desatar una nueva guerra en Europa recae enteramente en Rusia.

No hay justificación razonable para esta guerra. Los intentos de utilizar la situación en Donbass como pretexto para desplegar una operación militar no inspiran ninguna confianza. Es obvio que Ucrania no representa una amenaza para la seguridad de nuestro país. La guerra contra ella es injusta y francamente inútil.

Ucrania ha sido y sigue siendo un país cercano a nosotros. Muchos de nosotros tenemos familiares en Ucrania, amigos y colegas en el trabajo científico. Nuestros padres, abuelos y bisabuelos lucharon juntos contra el nazismo. Desatar una guerra por el bien de las ambiciones geopolíticas del liderazgo ruso, impulsado por dudosas fantasías pseudo-históricas, es una traición cínica a su memoria.

Respetamos la condición de Estado ucraniano, que se basa en instituciones democráticas que realmente funcionen. Somos comprensivos con la elección europea de nuestros vecinos. Estamos convencidos de que todos los problemas en las relaciones entre nuestros países pueden resolverse pacíficamente.

Al desatar la guerra, Rusia se condenó al aislamiento internacional, a la posición de un estado canalla. Esto significa que nosotros, los científicos, ahora no podremos hacer nuestro trabajo normalmente: después de todo, realizar investigaciones científicas es impensable sin la plena cooperación con colegas de otros países. El aislamiento de Rusia del mundo significa una mayor degradación cultural y tecnológica de nuestro país en ausencia total de perspectivas positivas. La guerra con Ucrania es un paso hacia la nada.

Es amargo para nosotros darnos cuenta de que nuestro país, que hizo una contribución decisiva a la victoria sobre el nazismo, se ha convertido ahora en el instigador de una nueva guerra en el continente europeo. Exigimos el cese inmediato de todas las operaciones militares dirigidas contra Ucrania. Exigimos respeto por la soberanía y la integridad territorial del Estado ucraniano. Exigimos paz para nuestros países”.

– “Al presidente de la Federación RusaV. V. Putin

¡Señor presidente!

Nosotros, los matemáticos que trabajamos en la Federación Rusa, protestamos enérgicamente contra la invasión militar del territorio de Ucrania lanzada por el ejército ruso el 24 de febrero de 2022.

El nivel de vida de un país y su posición en el mundo están determinados en gran medida por el nivel de su ciencia. Científicos de todo el mundo están trabajando en problemas que no tienen restricciones nacionales y territoriales, para el bienestar de toda la humanidad; la cooperación internacional, la falta de fronteras para la difusión del conocimiento y los valores humanísticos son los cimientos sobre los que se construye la ciencia. Nuestros muchos años de esfuerzos para fortalecer la reputación de Rusia como un centro matemático líder se han depreciado por completo como resultado de la agresión militar no provocada iniciada por nuestro país.

Las matemáticas siempre han sido una de las pocas áreas de la ciencia fundamental en las que Rusia ha mantenido una posición de liderazgo mundial. Como confirmación de esto, se suponía que Rusia albergaría la conferencia matemática más prestigiosa del mundo, el Congreso Internacional de Matemáticos, en el verano de 2022. La Unión Matemática Internacional canceló esta decisión en relación con el ataque ruso a Ucrania. En una situación en la que nuestro país se ha convertido en un agresor militar y, como resultado, en un estado canalla, las posiciones de liderazgo de Rusia en las matemáticas mundiales se perderán irremediablemente.

En las instrucciones del presidente del 4 de diciembre de 2020, las matemáticas fueron nombradas área prioritaria para el desarrollo de la Federación Rusa; se fijaron objetivos tanto en el campo de las ciencias fundamentales como en el de la educación. Estos objetivos, por supuesto, no se pueden lograr en las condiciones actuales, cuando las vidas de nuestros colegas más cercanos, los científicos en Ucrania, con quienes hemos estado conectados por muchos años de trabajo conjunto exitoso, están diariamente en peligro, cuya fuente es el ejército ruso, y Rusia se ha encontrado en aislamiento internacional, sin la posibilidad de un intenso intercambio científico y cooperación con científicos de otros países.

Estamos convencidos de que ningún interés geopolítico puede justificar sacrificios y derramamiento de sangre. La guerra sólo conducirá a la pérdida del país de su futuro, por el que trabajamos.

Exigimos el cese inmediato de las hostilidades y la retirada de las tropas rusas del territorio de Ucrania”.